Archivos Mensuales: febrero 2014

La clave no es evitar, sino gestionar el conflicto.

 

conflicto 1

Hay personas que tienen miedo al conflicto, o situaciones en las que el conflicto nos da miedo. Y pensamos que la mejor manera de sobrellevarlo, es correr un tupido velo, como si no fuera con nosotros o simplemente como si no pasara nada. ¿Pero esa, es la mejor manera de manejarlo, ignorarlo?, ¿verdaderamente se ignora, o el conflicto pasa a nuestro interior evitando la manifestación exterior?. A lo largo de este post lo iremos viendo.

Como ya es habitual, voy a comenzar con la definición de la RAE sobre “Conflicto”:

(Del lat. conflictus).

1. Combate, lucha, pelea.
2. Enfrentamiento armado.
3. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida.
4. Problema, cuestión, materia de discusión.
5. Psicol. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.
6. Desus. Momento en que la batalla es más dura y violenta.
7. Colectivo. En las relaciones laborales, el que enfrenta a representantes de los trabajadores y a los empleadores.

Como vemos, todas ellas tienen una connotación negativa. Social y culturalmente, cuando hablamos de conflictos, solemos pensar en negativo, y por tanto tendemos a evitarlo, o huir de esa situación estresante que nos genera malestar. Y es normal, ¿qué referentes tenemos sobre cómo solucionar conflictos?: guerras, peleas, violencia (lo vemos continuamente en los medios de comunicación). Igualmente, cuando vemos que una persona se enzarza en una discusión, la vemos y etiquetamos como “esa persona es conflictiva”, “le gusta discutir” y, volvemos a evitar a esa persona y situación. Pero el conflicto sigue ahí, y aún más si tienes que mantener una relación al menos cordial con esa persona.

 conflictoNo nos engañemos, el conflicto es parte de la vida, está presente en cualquier contexto y, no tenemos que considerarlo como algo malo, a evitar. Más bien, lo que tenemos que aprender es a gestionarlo y manejarlo, para verlo como una oportunidad de crecimiento personal y para mejorar la situación o relación. Pero para ello, necesitamos re-aprender. Re-aprender sobre la connotación que tiene en nosotros la palabra “conflicto”, como la manera de hacerle frente. Es tan malo reaccionar de forma agresiva y violenta ante un conflicto, como evitarlo.

Es completamente normal, que existan discrepancias y diferentes opiniones entre personas, sobre una misma cuestión (si no la vida sería muy aburrida), pero en estas situaciones complicadas debemos echar mano de la comprensión y de la búsqueda del bien común.

El conflicto lo tenemos con las ideas, palabras o acciones de la otra persona, no con la persona en sí. Hay que despersonalizar el conflicto. ¿ A ti te gustaría que te juzgaran, exclusivamente por ello…?

  • ¿Cuáles son las principales formas de hacer frente al conflicto?:

 1. Evitador. Técnicas que utiliza: huye, ignora, retrasa la conversación, evita la confrontación mediante estrategias. Es bueno, cuando el tema es trivial, la relación no nos importa, disponemos de poco tiempo o, queremos bloquear al otro. Pero no es bueno, cuando hay que mantener la relación con el otro, ya que el otro no sabe qué es lo que sucede, o si el tema de conflicto realmente es importante. Lo que si incrementa es la carga emocional en ambas partes.

2. Competidor. Técnicas que utiliza: poner de manifiesto que el otro es el equivocado, manifiesta su poder a través de gritos, se burla del otro, consigue aliados fuera del conflicto. Es apropiado en situaciones de emergencia, donde no hay tiempo de dar explicaciones. No es bueno, cuando la situación es trivial, y la razón es simplemente una lucha de poder (yo gano-tu pierdes), y ni siquiera se ha intentado colaborar, no hay empatía ni respeto.

3. Colaborador. Técnicas que utiliza: comprender al otro, buscar alternativas para satisfacer los intereses y las necesidades de ambas partes. Diálogo abierto, hablar desde el yo. Es apropiado cuando los temas son importantes y hay un sentimiento de cooperación. No es apropiado cuando los temas no son importante, no hay disposición a colaborar y las personas no quieren ceder en nada.

4. Acomodador. Técnicas que utiliza: se acuerdan cosas, apacigua al otro, y siempre con un rechazo al diálogo. El objetivo es mantener a toda costa la relación, ceden, callan o evitan. Es aconsejable cuando no te interesa mucho el tema y no quieres bloquear al otro. No es aconsejable, cuando evitar el problema puede conllevar problemas de resentimiento.

5. Conveniador. Técnicas que utiliza: mantenerse en el plano racional, no dar cabida emocional, trata que el conflicto no aumente. Aconsejable cuando es importante llegar a un acuerdo de forma rápida a problemas puntuales. No aconsejable, cuando es necesario encontrar soluciones creativas y cuando los acuerdos a los que se llega no permiten vivir con las consecuencias.

  • ¿Qué tipos de conflictos existen?:

Existen diferentes clasificaciones, pero voy a exponer la de Lewicki, ya que creo se ajusta más al desarrollo del artículo:

Intrapersonal: son los conflictos con uno mismo.

Interpersonal: son los conflictos entre dos personas.

Intragrupal: son los conflictos dentro de un grupo pequeño de personas. Ej: la familia

Intergrupal: son los conflictos entre grupos diferentes de personas. Ej: diferentes familias.

165157_burro3

  • ¿Cuáles son los principales motivos de conflicto?:

– Diferencias en las metas personales.
– Competitividad, a veces excesiva.
– Malentendidos o formas distintas de ver las cosas.
– Falta de información.
– Fallos en la comunicación interpersonal.
– Falta de cooperación, real o imaginaria.
– Conflictos de personalidad. Los demás no son como uno. Y tenemos cierta dificultad para aceptar a las personas tal como son, sin juzgarlas.
– Problemas con la autoridad.
– Frustraciones individuales.
– Deseo de asumir mayor responsabilidad.
– No querer aceptar responsabilidades.
– Incapacidad para seguir las normas o ceñirse a los planes.
– Desacuerdo en la forma de alcanzar las metas acordadas.

  • ¿Cómo podemos manejar los conflictos intrapersonales?:

1. Escuchar atentamente lo que los demás dicen, sin estar pensando en que vas a decir o dar opiniones a la ligera. (Escucha activa)
2. Aceptar las diferencias entre las personas. (no juicios de valor)
3. Ponerse en el lugar del otro. (Empatía)
4. Tomar distancia de nuestra forma de hacer las cosas y conocer mejor a las otras personas y su forma de actuar.
5. Aceptar que las discrepancias y faltas de acuerdo con naturalidad, ya que siempre no será posible un consenso.
6. Favorecer que los demás digan lo que piensan e invitarlos a que lo hagan positivamente, en lugar desde la agresividad.
7. Ver que se puede aprender de la situación conflictiva.

paces

Y para finalizar…,

Aspectos positivos del conflicto:

– Se aprende a reconocer los propios límites, necesidades y derechos ajenos.

– Rompe con la monotonía. Sirve de válvula de escape.

– Saca a la luz diferentes ideas.

– Demuestra interés.

– Detecta diferentes grados de percepción.

– Motiva al cambio (gradual o brusco).

– Ayuda a encontrar soluciones. Generar normas.

Fuentes:

– Aprendo a solucionar conflictos, Estrategias, técnicas y programas. Mª de Codés Martínez González, José Quintanal Díaz, Ángeles Renieblas Alconchel, Nuria Riopérez Losada. Ed: Sanz y Torres, 2005.

– Cómo tratar con personas difíciles. Guía práctica basada en las investigaciones de Úrsula Marka. http://www.inteligencia-emocional.org.

– Autor: Dirección de Mercadeo Corporativo y Relaciones Públicas ICE. Consulte esta colección en: http://www.grupo ice.com. Mandamientos de las relaciones humanas.

– Resolución de conflictos. Claudio Altisen, Dr. Félix E. F. Larocca, Maria Carmen Raga   Traducción, corrección y enlace de conceptos: Maria Carmen Raga Valls .                                                      Barcelona, Septiembre  2009

 

 

Anuncios

El amor romántico y sus mitos.

amor romantico 2

Ámense el uno al otro,
más no hagan del amor una atadura.
Estarán juntos, unidos para siempre,
cuando las alas de la muerte esparzan sus días.
Sí, estarán juntos aún en la memoria silenciosa de Dios.
Pero dejen que haya espacios en su cercanía.
Llénense mutuamente las copas
Pero no beban de una sola copa.
Compartan su pan pero
no coman del mismo trozo.
Canten, bailen y alégrense,
pero que cada uno sea independiente;
las cuerdas del laúd están solas
aunque vibren con la misma música.
Den su corazón, pero no en prenda
pues sólo la mano de la vida
puede contener los corazones.
Y permanezcan juntos,
pero no demasiado,
Porque los pilares del templo
están aparte y ni el roble
crece bajo la sombra del ciprés,
ni el ciprés bajo la del roble.
(Gibrán Jalil Gibrán, 1883-1931).

amor romantico 2Aprovechando que se acerca San Valentín, me parece muy oportuno escribir este post sobre el “Amor romántico y sus mitos”. Comenzamos… ¿Qué es el amor romántico?. Es un constructo social y cultural. Como comenté en un post anterior sobre corresponsabilidad familiar (ver significado de roles de género)…, los individuos estamos influidos por los agentes y procesos socializadores, y el amor romántico es un producto de ello. Por tanto, teniendo en cuenta lo anterior, este modelo de “amor romántico” que se nos ofrece, lleva implícito una renuncia personal, una entrega total y comportamientos de dependencia y sumisión hacia la pareja. Si analizamos, reflexionamos y hacemos crítica, podemos observar que esta creencia en el amor romántico y sus mitos, puede llevarnos a una situación altamente complicada y peligrosa, como es la violencia de género. Por ello, invito a la reflexión crítica, para detectar señales y prevenir futuros males, y para aprender a construir relaciones más saludables y satisfechas para todas las partes.
Ahora hablemos de algunos mitos:
1. El amor verdadero y único. Por ejemplo, encontrar a la media naranja, entendiendo que solo hay una, una única mitad que te complementa, que encaja contigo, y por tanto esta mitad al ser única y debe ser para siempre, para toda la vida, porque ese es el amor verdadero, la pareja ideal. Además no olvidemos la creencia de que está predestinada. Todo esto, nos puede llevar a un nivel de exigencia en la relación excesiva, conllevando a la decepción por no haber logrado el ideal imaginado o/y a una tolerancia igualmente excesiva, permitiendo a la pareja comportamientos no deseados o esforzarse por contentarle para que la relación funcione si o si. También nos encontramos que cuando se complementan las medias naranjas, se convierten en una sola, por tanto, se despersonalizan, con la consecuente pérdida de parcelas privadas e intimas de cada persona.
2. El amor es lo más importante y hay que entregarse totalmente. Aquí nos podemos encontrar con los siguientes mitos, como la “obligatoriedad de estar en pareja”, la sociedad en ciertas ocasiones nos empuja a estar en pareja, entendiendo esto como un objetivo de vida, si no estás emparejado, te falta algo, estas incompleto. Unido a ésta, la fidelidad, que de no ser respetada puede conllevar sanciones sociales. (tanto el emparejamiento, exclusividad y fidelidad fueron introducidos por el Cristianismo). Otra creencia, es que hay que sacrificar parte de ti, por tu pareja como prueba de amor. Es decir, si no le gusta que vayas con tal persona, tú dejas de ir con ella aunque no estés de acuerdo, porque es un sacrificio por la relación y, si así le/a haces feliz…, que te cuesta (pues, creo que tú felicidad, toma de decisión y autonomía).
3. El amor todo lo puede. Como la expresión “contigo pan y cebolla”, entendida como que la pareja se apoya tanto en las situaciones fáciles como difíciles, me parece bien. Pero cuando se utiliza de excusa para creer que solo con amor se puede vivir, independientemente del comportamiento, actitudes negativas de la pareja…, haría referencia a otro dicho “quién bien te quiere, te hará llorar”. Y lo dudo, realmente. La creencia errónea de que el amor verdadero lo perdona y aguanta todo, e incluso excusa los comportamientos violentos y agresivos, diciendo “está pasando por un mal momento, solo yo le/a entiendo”.
4. El amor es posesión y exclusividad. Los celos, creencia de que son un signo de amor, si no hay celos es que no se está enamorado/a; el problema viene, cuando se excusa en este mito, comportamientos que reprimen a la pareja, que son injustos, egoístas, e incluso violentos. Por otro lado, tenemos la exclusividad, no se puede estar enamorado de dos personas a la vez, tenemos una tradición monogámica, creando conflictos internos y externos en caso de no cumplirlo. También encontramos el mito del matrimonio, la creencia de que el amor romántico y pasional tiene la finalidad de unir para siempre a la pareja; ¿qué pasa en muchas ocasiones?, que la pasión y el enamoramiento tienen un periodo transitorio y, si se deja de sentir la pasión inicial, se considera que hay algún problema en la relación y entonces, no funciona, creándose una decepción por no haberse cumplido lo imaginado. El amor es un sentimiento, no es lo mismo que el enamoramiento, que es un estado emocional transitorio.

1

Lo expuesto es un breve resumen de una amplia información y documentación sobre el tema.  Si queréis más información consultar las fuentes.

Fuentes:

  •   Mª Carballal Sánchez, empoderarmujeres.blogpost.com
  •  Consideraciones psicosociales sobre el amor romántico, José Luís Sangrador.
  •  Coeducación y mitos del amor romántico. Fundación mujeres.
  • Amor romántico como utopía emocional de la posmodernidad. Coral Herrera Gómez.
  • Proyecto: profundizando en el análisis del mito del amor romántico y sus relaciones con la violencia contra las mujeres en la pareja: análisis cualitativo. Insitito de la Mujer.