Archivos Mensuales: abril 2014

Saber decir.

comunicaciónUn Sultán soñó que había perdido todos los dientes.
Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

¡Qué desgracia Mi Señor!, exclamó el Sabio, Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

¡Qué insolencia!, gritó el Sultán enfurecido,
¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado.

Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

Recuerda bien amigo mío, respondió el segundo Sabio, que todo depende de la forma en el decir…uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

Todos nos comunicamos, pero…¿lo hacemos de manera eficaz?. A veces somos demasiado directos, otras engañamos, otras evitamos, en otras ocasiones no sabemos expresar lo que queremos, a veces dañamos con nuestras palabras, a veces damos consuelo, otras comprensión, amor….Lo que está claro es,  que nuestra comunicación verbal y no verbal (no solo con palabras comunicamos), tiene un efecto en los demás. Incluido los Silencios!!!. silencioMucho que aprender…



Anuncios

Profundizando en el conflicto.

2

Hay varias definiciones sobre el concepto “conflicto”, sobre todo dependiendo de la disciplina u orientación elegida para tratar el tema. En este caso particular voy a utilizar disciplinas psicológicas, sociológicas y educativas, ya que considero que son más acordes a mi orientación y que se ajustan más a la temática que voy a desarrollar.

Así pues voy a emplear la definición de Tórrego, 2001, entendiendo por conflictos: “situaciones en las que dos o más personas entran en oposición o desacuerdo, porque sus posiciones, valores, intereses, aspiraciones, deseos o necesidades son incompatibles o, al menos, se perciben como tales”.

Por otro lado, me parece interesante explicar como se entiende el “conflicto” desde el contexto de la Mediación:

  • Proceso interaccional.
  • Se da entre dos o más partes.
  • Predominan las interacciones antagónicas.
  • Los participantes interactúan como seres totales, con toda su carga emocional, sentimental, de pensamiento, de conductas, ideas…
  • No necesariamente son procesos conflictivos o agresivos.
  • Proceso co-construido por las partes.
  • Proceso que puede ser conducido por los protagonistas o por un tercero.
  • Es un proceso complejo.

Igualmente y, muy brevemente una definición dentro del contexto de Análisis y Resolución de conflictos “divergencia percibida de intereses, o una creencia de que las aspiraciones actuales de las partes no pueden ser alcanzadas simultáneamente”“ (Rubin, Pruitt Y Hee Kim, 1994).

Tras la consulta de diferente documentación, se pude decir que, el conflicto es:

  1. Un hecho cotidiano al que todos nos enfrentamos en las diferentes facetas de nuestras vidas. Se origina en situaciones propias de la convivencia y de las relaciones humanas y por ello se puede afirmar que el conflicto es connatural de la vida misma.
  2. Cada una de las etapas evolutivas de las personas va acompañada de crisis y conflictos, los cuales facilitan y son necesarios para el desarrollo del proceso madurativo si se resuelven adecuadamente, pero por otro lado pueden interferirlo si no se resuelve o se resuelve deficitáriamente.
  3. Posee un aspecto negativo en cuanto que se identifica con dolor, ira, ataque, violencia; provoca malestar, enfrentamiento y lo entendemos como algo que debemos evitar o solucionar. Pero en su aspecto positivo lo podemos entender como necesario para nuestro desarrollo personal, o de grupo, enmarcándolo en la búsqueda de soluciones, alternativas, establecer mejores relaciones al llegar a acuerdos en común, etc.
  4. Un punto importante en el origen de los conflictos son la distinción entre los conflictos reales y objetivos y los falsos o irreales, entendiéndose estos últimos como los ocasionados por percepciones inadecuadas, información insuficiente o comunicación deficitaria.

4

  •  CLASIFICACIÓN DE CONFLICTOS:

Al igual que en la definición de conflicto, en la clasificación de este constructo nos encontramos con una gran variedad de clasificaciones, dependiendo del criterio que elijamos podemos encontrarnos diferentes autores y estudiosos de la materia con sus correspondientes categorizaciones.

Por tanto, siguiendo en la misma línea haré mención de algunos autores encuadrados en las ciencias sociales. Dentro de este marco, también se pueden observar diferencias según el criterio de clasificación elegido, así pues nos encontramos que algunos se basan en el tipo de decisiones tomadas, otros en las personas implicadas, en la etapa evolutiva en la que tiene lugar, etc.

Para este artículo he realizado la siguiente selección:

A) Marta Burguet, 1999: señala que los conflictos se pueden clasificar según los colectivos implicados. Los sociales pueden ser interpersonales, ecológicos o económicos; según el tipo de comportamientos de evitación, competitivo, colaborador, complaciente o transigente; según la temática de intereses, estructurales, de relación, de información y de valores; por último, según la percepción latente, real o pseudoconflicto.

B) K. Lewin: parte de la decisión que el individuo ha de adoptar:

  1.  Atracción-atracción = escoger entre dos o más objetos o acciones atractivas y deseadas, pero incompatibles. Genera indecisión y ansiedad hasta su resolución.
  2. Repulsión-repulsión, evitación-evitación, rechazo-rechazo = escoger entre dos o más objetos o acciones igualmente desagradables y no deseadas. Suele generar conductas de huida y escape.
  3. Acercamiento-repulsión, aproximación-evitación, atracción-rechazo = cuando un mismo objeto o acción es la vez deseado y rechazo.

C) Lewicki: toma como criterio el contexto personal o grupal:

  1. Intrapersonal = se origina en el sujeto como consecuencia de que sus propios pensamientos, creencias, emociones o sentimientos son opuestos, contradictorios o entran en colisión (son comunes en la fase evolutiva de la adolescencia).
  2. Interpersonal = se origina entre dos personas por múltiples causas, pero en todos existe divergencia de ideas, creencias, motivaciones, objetivos, etc. Este tipo de conflicto se da en el ámbito familiar entre otros y, la característica fundamental es la asimetría de poder (recordar que no es sinónimo de conflicto). Una de las técnicas utilizas para la solución de este tipo de conflictos es la Mediación entre otras.
  3. Intragrupal = se da en grupos pequeños como las familias. Las manifestaciones pueden ser oposición e indiscipllina, insultos y agresiones, rechazo, etc. El origen de las causas es múltiple, pero dentro del grupo familiar que es el que nos concierne, podemos decir que algunos son: excesiva competitividad, envidias, comportamientos agresivos, permisividad por la falta de límites; una fuente de conflicto en la adolescencia también se encuentra en la propia vida familiar, en la forma en que los padres valoran y juzgan la vida de sus hijos, cuando sus modelos se separan significativamente de los modelos que valoran sus amigos y el grupo con los que se relaciona. Igual que en los conflictos interpersonales, una de las técnicas más utilizadas en la Mediación.
  4. Intergrupal = se desarrolla entre grupos diferentes, por ejemplo entre grupos familiares distintos. Algunas de sus manifestaciones son la insatisfacción, humillación, agresión, violencia; pero la base es la lucha por el poder. Igualmente la técnica más recurrida es la Mediación.

3

Adicionalmente y a colación a dicha asimetría, se pueden dar diferentes tipos de relación y/o situación a la hora de enfrentarse al conflicto por parte de los participantes (influenciados también por otras variables como habilidades sociales, autoestima, etc ):

  • Gana-pierde. Ocurre cuando una de las partes evita el enfrentamiento de forma sistemática por pereza, desidia o miedo. El conflicto les genera angustia y la única salida que encuentran es la huida. Por otro lado, también nos encontramos los que quieren y pretenden vencer siempre, no escuchan a razones porque su punto de vista es absolutamente correcto. Consiguen imponer su opinión cuando el otro es débil, frágil o en algún modo dependiente e inferior.
  • Pierde-pierde. Estos son conflictos mal manejados y mal resueltos. Caracterizados por falta de escucha, el juzgar al otro de entrada, posturas extremas, lenguaje ofensivo que van distanciando a las personas y construyendo barreras. Otra forma es el chantaje emocional, tanto explícito como involuntario, introduciendo deficiencias en el desarrollo emocional, psicológico y humano.
  • Gana-gana. Es el conflicto positivo. Se gana a través de la comprensión del otro y la negociación de los valores en juego. Se negocian las condiciones, los tiempos, las formas, etc. Es el modo de trabajar en Mediación.

No olvidar hacer mención a Ruben (1994) con sus formas de enfrentar el conflicto, las expuestas a continuación están muy relacionadas con las anteriores:

  • Dominación: bastante habitual en las relaciones familiares, donde una de las partes se impone a la otra mediante abuso físico, violencia psicológica, o sembrando el sentimiento de culpabilidad.
  • Inactividad: una de las partes no enfrenta el conflicto, se queda inactiva pero sin abandonar. Es frecuente en niños tímidos y dependientes con padres muy exigentes y severos.
  • Negociación: la forma más positiva de solucionar conflictos y llegar a acuerdos, donde todos ceden algo en cualquier relación.

 D) Moore, 1994: se utiliza como marco referencial para la solución de conflictos familiares. Toma como base la causa provocadora.

  1. De relación = tiene su origen en causas emocionales negativas, percepciones erróneas, estereotipos, comunicación escasa o falsa, conductas negativas repetitivas. Los denomina conflictos irreales e innecesarios. (relacionados con conflictos interpersonales).
  2. De información = cuando las decisiones a tomar se fundamentan en informaciones deficitarias o deformadas. (relacionados con conflictos interpersonales, intergrupales e intragrupales).
  3. De intereses = originados por la necesidad de satisfacer intereses que o son incompatibles entre sí o son percibidos como tales. (relacionados con conflictos interpersonales, intergrupales e intragrupales).
  4. Estructurales = poseen su origen en estructuras opresivas en las relaciones humanas, es decir, relaciones asimétricas de poder, común en los grupos familiares (entre otros). La educación en valores en el camino más adecuado para solucionarlos.

Fuentes:

-Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

-Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos. Guía: Cómo resolver los conflictos familiares. Madrid: Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.

-www2.gobiernodecanaria.org/educación.

– Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

– De Souza Parcelar, L. Articulo: Una mirada genérica de los conflictos, en contribución a las Ciencias Sociales, mayo 2009. www.eumed.net/rev/ccss/04/lsb.htm

– Brusa, Margherita y Concha Bonetk, Luna. Artículo: Resolución de conflictos, Escuela de Padres. Agosto 2004. Web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria- http://www.aepag.org

Conflictos en familia.

familia

Los conflictos familiares son los más habituales y los que suelen provocar mayor dolor, ya que sus integrantes no sufren por ellos mismo, sino también por las personas a las que quieren.

El conflicto en si no es bueno ni malo, lo intentamos evitar porque el modo en que habitualmente lo gestionamos no nos satisface, pero a diferencia de otros conflictos, los familiares son los más personales de todos y dependiendo de la cercanía y la continuidad de las relaciones familiares hacen más intensos dichos conflictos.

Las confrontaciones familiares afectan, como ningún otro conflicto además de la identidad de sus miembros, a la familia como sistema interpersonal, económico y social.

Todos los conflictos familiares tienen su historia y cada reacción de una parte determina la reacción de la otra. Como resultado, el nivel de tensión o intensidad de un conflicto no es estático y la tensión entre las partes puede subir o bajar durante el transcurso.

Creo oportuno clarificar los posibles niveles de conflicto:

 CONFLICTO NIVEL 1: Como consecuencia de una conducta aparece el enojo por parte de uno de los participantes de la interacción.Aparecen regañinas y llamada de atención por parte de los padres.La conducta se corrige, desaparece el núcleo del conflicto.
– Duración: corta (días a 1 semana)
– Intensidad: leve
– Frecuencia: alta mientras no se resuelve el conflicto

 CONFLICTO NIVEL 2: Aparecen llamadas de atención y regañinas donde se muestra la desesperación de alguno de los integrantes de la interacción.Los involucrados pueden mostrar su enojo con gritos.El núcleo del conflicto aunque es claro, no se resuelve por completo.
-Duración: 1 semana hasta meses.
– Intensidad: moderada.
– Frecuencia: moderada.

CONFLICTO NIVEL 3: Las regañinas se expresan a través de gritos y llantos constantes.Los involucrados empiezan a generar percepciones y emociones negativas respecto al otro.El núcleo del conflicto ya no se identifica con claridad.Acumulación de eventos conflictivos los cuales ya no se relacionan directamente con el origen del mismo.Cuando se hablan hay constantes quejas, criticas. Aparece una actitud defensiva.
– Duración: desde los 6 meses hasta años.
– Intensidad: alta
– Frecuencia: media.

CONFLICTO NIVEL 4: Los involucrados en el conflicto conversan poco entre sí o cuando lo hacen es sobre cuestiones superficiales.Aparecen actitudes de desprecio aunada a las críticas.Cuando pelean son discusiones con fuertes gritos y hasta golpes.Ya no es posible distinguir el origen del conflicto.Entre ellos sólo existen emociones y percepciones negativas.
– Duración: años (menos de 2)
– Intensidad: alta.
– Frecuencia: baja.

CONFLICTO NIVEL 5: Los sujetos involucrados en el conflicto se sienten abrumados al hablar entre sí.Los sujetos ya no están interesados en buscar una solución.Toman una actitud evasiva cada vez que se busca resolver el conflicto.Los sujetos ya casi no se hablan entre sí y si lo hacen discuten a cada momento.
– Duración: años ( más de 2)
– Intensidad: muy alta
– Frecuencia: muy baja.

 Antes de clasificar los diferentes tipos de conflictos familiares, es importante tener en cuenta para conocer mejor el porqué tienen lugar estas situaciones de confrontación y, poder ayudar a solventarlas, tener noción del Ciclo Vital de las familias (Klein y White, 1996) y en qué fase de este proceso se encuentran, ya que no es extraño que muchos de los conflictos surjan en los momentos de tránsito de una etapa a otra:
a) constitución pareja
b) hijos en edad de crianza
c)  hijos en edad escolar
d) hijos en la adolescencia
e)  hijos jóvenes/adultos
f)  hijos de mediana edad (independencia/nido vació ó en la actualidad nido repleto)
g) familia anciana (retirados)

  •  Tipos de conflictos familiares según los integrantes:

 1.Protagonizados por la pareja: son los conflictos que aparecen en la convivencia cotidiana; infidelidades; indiferencia muta; falta o deficiente comunicación, entre otros.

2. Los de red familiar: hace referencia a conflictos surgidos por la adaptación de la familia al modelo predominante de la sociedad. Observamos dos aspectos con mayor riego: a) cuando los roles de cada miembro de la familia no están bien establecidos, delimitados y son ambiguos y, por tanto no se ejercen las funciones que se esperan de tal rol, p.ej: un padre que no ejerce en su rol y en lo que se espera de éste, como educar, cuidar a lxs hijxs, puede generar en ellos inseguridad y problemas en su desarrollo en general. b) el modelo social existe y el estrés impuesto, puede desembocar enfrentamiento entre los miembros de la familia, que dañen la convivencia y las relaciones, p.ej: tras una larga jornada laboral, llegas a las tantas a casa, lxs hijxs reclaman tu atención para hacer los deberes, pero estas tan casado y agobiado del trabajo que no tienes ánimo, tu pareja te recrimina que no ayudas a lxs niñxs y, se desencadena una discusión, donde lxs hijxs piensan que han sido el desencadenante.La tensión familiar afecta a todos, adultos y menores.

 hermanos3. Los del marco convivencial: los de los propios hijxs-hermanxs, forman como una minisociedad y están aprendiendo a convivir, cada uno con su personalidad, carácter y temperamento. Esto, puede provocar fácilmente la aparición de celos o envidias que dañen su relación, y que si no se superan, se enquisten y provoquen un empeoramiento. Por ello, es responsabilidad de los padres crear en el hogar un ambiente igualitario. Porque los celos son una manifestación de la insatisfacción personal y una rebeldía ante el beneficio que se observa en el otro o el perjuicio propio. Y la envidia, de larga duración, puede alojarse en la persona como un sentimiento permanente, traduciéndolo en rechazo del otro, deseo de anularlo…

padres-hijos4. Relaciones paterno-filiares: surgidos por choques intergeneracionales y/o patrones disfuncionales. Es normal y natural que los jóvenes discrepen de sus padres y que tengan visiones diferentes de ciertos temas y aspectos, cómo la ropa, los horarios, etc. Pero si  estos enfrentamientos o discusiones no se solventan a través del diálogo, la comprensión y el respeto, pueden dar lugar a problemas mayores.

Según Parra y Oliva (2002), los temas de mayor conflictividad entre padres e hijxs adolescentes con: tareas de casa, tiempo de estudios y notas, hora de regreso a casa, en qué gastan el dinero, forma de vestirse y arreglarse, empleo del tiempo libre, tabaco y alcohol, lugares de salida, amigxs, ligues, drogas, carrera o profesión, política o religión y conducta sexual.

 Fuentes:

– Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

– Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos. Guía: Cómo resolver los conflictos familiares. Madrid: Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.

http://www.psicoapoyoescolar.org