Metáfora del Jardín. ¿Intentas erradicar o creas?.

 

jardin 2Un joven adquirió una pequeña parcela. En el centro construyó una casa cómoda y acogedora. Por los lados y detrás colocó losetas y piedra natural, dejando la parte delantera con la tierra fértil que tenía la parcela cuando la compró. 

Pronto comprobó que en esta zona de delante sólo crecían malas hierbas. El joven dedicaba todos los sábados, y algún día entre semana, a arrancar los matorrales y hierbajos, pero la lluvia y el sol eran malos aliados y por más que arrancara, las hierbas no dejaban de salir. Cansado de este trabajo tan estéril consultó con un agricultor.

El veterano agricultor miró sorprendido al joven y le recriminó: “¿Crees que sólo arrancando se combate el mal?. Planta aquello que te guste, que te embellezca el terreno, que sea incompatible con los matorrales y las malas hierbas. Trabaja igual todos los sábados, pero ahora abonando, podando, regando. Trabajarás, sí, pero te sentirás satisfecho viendo, tocando, oliendo aquello que te gusta”.

METÁFORA DEL JARDÍN.

Esta metáfora la podemos aplicar en diferentes contextos, ya sea cuando tenemos un problema, dificultad o conflicto con algún familiar, amigo, compañero e incluso con nosotros mismos.

Tenemos la tendencia cuando nos encontramos ante estas situaciones, a centrarnos en lo negativo, en lo que falla, en lo que va mal y todas nuestras energías se encaminan en intentar erradicar o eliminar ese mal. Cuando comprobamos que cómo lo estamos haciendo no funciona y no conseguimos el resultado esperado, nos frustramos. Entonces ¿qué podemos hacer?.

En lugar de resaltar lo negativo que hay en nuestra relación con la otra parte, en lugar de centrar únicamente nuestra atención y tiempo en ese aspecto negativo, ¡demosle la vuelta! y, centrémonos cómo queremos que sea nuestra relación, qué cosas podemos hacer para mejorarlas, que podemos añadir, que podemos crear. También es nuestra responsabilidad.

En toda relación hay cosas positivas y negativas. Si nos centramos en los aspectos negativos de nuestras relaciones, pronto nos olvidaremos de prestarle atención a los positivos y estará abocada al fracaso. Cuando algo nos molesta de otra persona, nos causa malestar o sufrimiento, tenemos todo el derecho a decirlo, a mejorar la situación, no podemos dejarlo pasar por alto si realmente nos afecta y es importante para nosotros. No obstante, en la mayoría de las ocasiones, recriminamos, echamos en cara, resaltamos con el “siempre”, “nunca”, “todo” y “nada” y se nos olvida decir, cómo queremos que mejore, cómo concretamente, qué alternativas hay para mejorar, qué opciones para elegir.

¿Qué otras interpretaciones haríais? Os invito a comentar. 😉

5 comentarios sobre “Metáfora del Jardín. ¿Intentas erradicar o creas?.

  1. Me gusta la metáfora y comparto la “moraleja”, pero también cabe reconocer que, bien sea en desencuentros, conflictos, malos entendidos… cuando éstos, ocurren entre dos parte (o más) no siempre está en tu mano positivizar las relaciones. Lo de poner la otra mejilla -siempre- la misma parte, no resulta gratificante en modo alguno, ni siquiera por el bien de la relación.
    Todos somos sabedores de terceros que sólo buscan su beneficio y el extraer réditos de cualquier tipo de relación: laboral, amistosa, incluso familiar..
    Como mediadora, creo necesaria la implicación (real) de todas las partes afectas y si ésto, no puede ser, también debe ser asumible y debemos aprender a convivir con ello.
    Cierto es, que siempre podremos negociar mejoras, tratos convivenciales, etc. pero una actitud positiva unidireccional, no es milagrosa.
    Por muy buen “jardinero/a” que queramos ser y pese al entusiasmo que inflijamos en nuestra labor como tal, sin una tierra de cultivo adecuada, el abono necesario, la protección ante los temporales y el riego constante y moderado… no hará que florezcan plantas que puedan sobrevivir si ese no es su hábitat.
    A veces tener un cactus en tu jardín no es malo, a pesar de que todos/as preferimos las rosas…

    Me gusta

    1. Gracias Sofía! Exactamente, estas eligiendo poner un cactus en tu jardín (“darle la vuelta”), en lugar de insistir una y otra vez en querer plantar rosas y que estas no marchiten (aceptas que tus expectativas no se cumplan). Porque como tú bien dices, con la voluntad de una de las partes no siempre es suficiente…,pero si depende de ti aceptarlo y a partir de ahí ver cómo afrontarlo. (responsabilizarte de tú parte, no de la de los demás). Gracias por tú interesante perspectiva. Un saludo.

      Me gusta

  2. En primer lugar decir que la narrativa es altamente optimista: “un joven adquiere una parcela y construye una casa” 🙂
    A mi se me ocurre una solución creativa: el joven se entera de que un vecino tiene un pequeño rebaño de ovejas, habla con él y acuerdan que periódicamente lo traiga a pastar en la zona fértil. Ambos ganan sin mucho esfuerzo por cada parte! (Para los que no sean de campo, las ovejas no tienen segadora que pueda hacerles sombra 🙂 )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s