Hostilidad. Cómo afrontar situaciones y personas hostiles.

images (1)

Siguiendo la tradición de mis post, comenzamos con la definición HOSTILIDAD, del latín hostilitas.

Hostilidad es la cualidad de hostil, que indica una actitud provocativa y contraria, generalmente sin motivo alguno, hacia otro ser vivo. El concepto permite hacer referencia a una acción hostil y a la agresión armada, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Puede existir hostilidad de una persona a otra, o de un grupo de personas a otras, implicando conductas abusivas y agresivas, que se pueden reflejar en violencia emocional o física.

El comportamiento hostil puede cobrar diversas formas, desde actitudes sutiles con ironía, burla o antipatía, p.ej: “siempre que me lo encuentro me pregunta por mi pareja, sabiendo que lo dejamos porque me fue infiel“. Hasta una forma directa, que puede causar daño físico o emocional, p.ej: “Para decir solo tonterías, mejor que te calles”, “Mi compañero de clase me ha puesto la zancadilla para que tropezara, gritándome cáete, te lo mereces por gay”, “Mejor cállate, a esta empresa no le interesa tu opiniones ridículas”.

Por tanto, en cualquier relación interpersonal, y ante algunas situaciones más estresantes, podemos encontrarnos muy a menudo con reacciones de enfado, irritación u hostilidad. Cuando frente a un imprevisto reaccionan o reaccionamos de malas maneras.

Así pues, la forma en que afrontemos estas situaciones, será un determinante en el modo de resolver los conflictos, favoreciendo la comunicación o por el contrario, fomentando la hostilidad y el estrés.

Para ello necesitamos conocer las fases de la curva de hostilidad y saber qué hacer y qué no hacer:

CURVA HOSTILIDAD

1ª Fase Racional: La mayor parte de las personas suelen ser razonables durante bastante tiempo, mantienen un nivel emocional adecuado para poder discutir cualquier tema.

2ª Fase de Salida o Disparo: La irritación acumulada junto con un gesto/frase entendida como provocación, hace que la persona se “dispare”, da rienda suelta a sus emociones de manera pulsional, abandonando el nivel racional necesario para afrontar cualquier problema, y comienza su hostilidad de un modo provocador y algo irracional, llegando incluso a ser grosera.

3ª Fase de Enlentecimiento: El estar “fuera de sí” no dura siempre y al cabo de un rato y de forma natural la persona empieza a frenarse. Las reacciones emocionales intensas tienen en realidad una duración corta, y si la persona estuviera sola, o su interlocutor sabe como no seguir estimulando su agresividad, en poco rato esa reacción por muy intensa que parezca, se disuelve. Una persona no se mantiene alteradísima durante mucho tiempo ya que si se queda sola se acaba calmando, y si no se la “pincha”, tampoco puede discutir sola demasiado tiempo. Si se prolonga, es que estamos sirviendo de estímulo disparador con nuestra actitud o nuestras verbalizaciones.

4º Fase de Afrontamiento: Ahora la persona que ha estado escuchando puede empezar a intervenir o preguntar. Pero lo que digamos, nuestra reacción, puede crear la diferencia entre ayudarle a reactivarse de nuevo o a calmarse. Decir algo empatizador y que se reconozca su estado emocional puede contribuir a entrar en la fase de calma. Pero cuidado, empatizar, no quiere decir dar la razón, sino que la otra persona sepa que se comprende sus sentimientos.

5ª Fase de Enfriamiento:  Si se ha dicho algo realmente empatizador, se observa como la persona poco a poco se calma.

6ª Fase Solución de Problemas:  Es cuando se vuelve a la fase o nivel racional, el óptimo para resolver los conflictos.

Entonces, deberemos intervenir adecuadamente en la fase de afrontamiento, de la siguiente manera para minimizar la hostilidad:

– Activar nuestro autocontrol emocional.

– Escuchar activamente.

– Empatizar y hacérselo saber.

– Preparar la situación.

– Ser recompensante.

– Expresar sentimientos.

– Hacer peticiones y hablar desde el “yo me siento, yo quiero, yo necesito”.

Si intervenimos antes de la fase 4 o no somos muy cuidadosos en nuestras primeros comentarios, lo que puede ocurrir es la ESCALADA EN LA CURVA DE LA HOSTILIDAD.

ESCALADA CURVA HOSTILIDAD

Lo que la curva nos muestra, es que una vez abandonado el nivel racional, cualquier intervención nuestra, antes del que nuestro interlocutor haya llegado por si mismo a la fase de afrontamiento tendrá el efecto de volver a activarle y dispararle. Cualquier argumento nuestro será el disparador, da igual si es una defensa, un intento de calmarle o hacerle razonar o una argumentación. La única respuesta nuestra posible antes de la fase 4 es el silencio y la actitud de escucha. Incluso si decimos “pero cálmate”, se activará más.

okLO QUE HAY QUE HACER es:

Esperar: hasta que se perciban signos evidentes de que la reacción emocional se está reduciendo. Tenemos que saber identificar el punto crítico en el que poder intervenir.

Escuchar: Antes de responder, aguardar a que la persona exprese su irritación, escuche atentamente. Sin juzgar ni darse por aludido, escuchar con serenidad y firmeza sin mostrar signos de temor o inseguridad. Le miraremos de forma serena y relajada permitiendo que exprese su irritación.

Controlar el contexto: Marcharse si es posible a un sitio a solas o hacer que otras personas se marchen, ya que si piensan que están siendo observados por terceros puede servirles para envalentonarse. Ofrecerles sentarse, para ponerse en un ambiente más naturalmente amistoso.

OJO!: A cualquier persona le cuesta más mostrarse agresiva si está sentada.

Mantener nuestras propias emociones bajo control: Mantener un tono de voz calmado y un volumen bajo aunque la otra persona lo aumente.

Permitirle:  ahora que exponga su problema y mostrar empatía haciendo ver que le entendemos en lo que dice y en como se siente, haciendo también un resumen clarificador de lo que nos expone. Iniciar ahora juntos el proceso de solución de problemas.  Mantener una actitud abierta acerca de qué es lo que está mal y debería hacerse. Reservar los juicios acerca de lo que “debería” y “no debería” hacer la persona irritada. Argumentar o razonar acerca de las ventajas de conducirse de otra manera. Expresar los sentimientos después del incidente y pedirle que en sucesivas ocasiones se conduzca de otro modo.

Pedir ayuda a otra persona si se percibe que no se puedes afrontar la situación.

prohibited-98614_640LO QUE NO HAY QUE HACER es:

-No hay que intentar calmar a una persona cuando está “fuera de sí”.

-No hay que tratar de razonar con ella.

-No hay que interrumpirla en absoluto.

-No hay que defendernos o justificarnos.

 

 

 

– Referencias:

http://definicion.de/hostilidad/

Material didáctico. Habilidades Sociales. Diputación de Toledo.

Escuela de Ocio y Tiempo Libre Peñas Blancas “Resolución de conflictos”

Apoyo Psicológico en situaciones de emergencias. Fco. José Gómez- Mascaraque Perez y Ervigio Corral Torres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s