Archivo de la categoría: Orientación familiar

RESILIENCIA FAMILIAR

feliz día de la familia3

 

Con motivo de la celebración el próximo 15 de mayo del Día Internacional de la Familia, va dedicado este post sobre RESILIENCIA FAMILIAR.

Mucho se está hablando en estos últimos años del tema de RESILIENCIA, sobre qué es, cómo fomentarla, los factores que la promueven, etc. No obstante, voy a hacer un breve resumen para ponernos en situación.

resiliencia

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?: Capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.

La RESILIENCIA nunca es absoluta, total, lograda para siempre, es una capacidad que resulta de un proceso dinámico y evolutivo que varía según las circunstancias, la naturaleza del trauma, el contexto y la etapa de la vida y que puede expresarse de diferentes maneras en diferentes culturas.

RESILENCIA = CAPACIDAD DE RESISTIR Y REHACERSE

Ahora bien, voy a exponer la Resiliencia en el ámbito familiar, desde una perspectiva sistémica.

F1.jpg

 

– ¿QUÉ SON LAS FAMILIAS RESILIENTES?: Aquellas en las que la unidad familiar crea formas activas, saludables y sensibles de satisfacer las necesidades de sus integrantes, sin comprometer la integridad total de la familia y sin abandonar las necesidades individuales y el desarrollo de los otros miembros.

 

– ¿QUÉ CARACTERIZA A LAS FAMILIAS RESLILIENTES?:

  1. Estimulan y fomentan la expresión de interés y amor dentro del grupo familiar, así como expresar y gestionar emociones saludablemente.
  2. Se protegen psicológicamente a través de la transmisión del optimismo aprendido.
  3. Buscan espacios y tiempos para interactuar y lograr un espacio de enseñanza de habilidades para la vida.
  4. Fomentan la participación activa de cada miembro en los quehaceres familiares.
  5. Logran la capacidad de observar las acciones tanto de forma individual como familiar, complementándola con la autocritica y aceptando los errores y las virtudes.
  6. Estimulan y modelan la capacidad de escucha y aprendizaje.
  7. Demuestran y fomentan la confianza en cada uno de sus capacidades para salir adelante.
  8. Realizan actividades familiares y las planifican conjuntamente.
  9. En situación de estrés familiar, reflexionan acerca de las diferentes soluciones, escuchan la opinión de todos y después evalúan los resultados.
  10. Aprenden a plantear argumentos, defender ideas, debatir, etc.
  11. Utilizan la familia como un espacio seguro para ensayar habilidades nuevas.
  12. Tienen la sensación de no estar aisladas o excesivamente limitadas por las adversidades de sus integrantes.

 

NOTA: Cuidado con patologizar a las familias que poseen otros valores culturales, presentan reacciones normales ante un estrés grave o han generado sus propias estrategias creativas para amoldarse a la situación particular que les toca vivir.

PARA FINALIZAR: Cuando pasamos por una situación estresante y de angustia, muchas personas lo consideran como parte de la vida y que no necesitan tratamiento. Lo mismo le puede ocurrir a algunas familias en dificultades, que tal vez no piden ayuda profesional e intentan solucionar y afrontar los problemas de otra manera.

No obstante recordar que LA BUSQUEDA DE AYUDA, ES UN SIGNO DE FORTALEZA.

“El hogar es la primera escuela.
Si los padres, que son nuestros
primeros y nuestros constantes
maestros, se portan indignamente a
nuestros ojos, faltan a su deber; pues
nos dan malos ejemplos, lejos de
educarnos como les corresponde. De
modo que el respeto del hijo al padre
no cumple su fin educador cuando
se completa con el respeto del padre
al hijo. Lo mismo pasa entre
hermanos mayores y menores.
LA FAMILIA ES UNA ESCUELA DE MUTUO PERFECCIONAMIENTO…

(Alfonso Reyes)

 Bibliografía:

“La experiencia traumática desde la Psicología positiva: resiliencia y crecimiento postraumático”. Papeles del Psicólogo, nº1. Vol-27. 2006

“Resistir y Rehacerse”. Una reconceptualización de la experiencia traumática desde la Psicología Positiva Personalidad resistente, resiliencia y crecimiento postraumático (Beatriz Vera Poseck)

“Resiliencia familiar. Estrategias para su fortalecimiento”. (Froma Walsh.2005)

Anuncios

Día Internacional de la Familia: 15 de mayo.

8

6

Quiero comenzar con la diversidad familiar existente y las diferentes formas de convivencia, desde la familia nuclear entendida en este caso como miembros que viven bajo un mismo techo y que le unen lazos biológicos o legales y afectivos, pasando por familias esambladas donde se ha formado una nueva familia en el que uno o ambos miembros de la pareja, aporta hijxs de relaciones anteriores, hasta la denominada familia de cohabitación donde no hay contrato legal que justifique su unión, sin olvidar mencionar al hogar unipersonal, entre otros tipos.

Hablar también de las etiquetas (Jiménez Frías y Aguado Odina, 2002) que otorgan parte de la sociedad a esta tipología diferente de familia que a veces ha sido vista o todavía es vista, como una amenaza a la supervivencia de familia tradicional siendo ésta la mejor forma de perpetuar los valores y reglas que ellos consideran como los válidos y únicos para el buen desarrollo de la sociedad, sin ser conscientes de los sentimientos que pueden ser generados a estas nuevas familias con un trato que incluso puede llegar a ser despectivo, insultante, dañino, gratuito, etc. Uno de los alegatos en contra de los nuevos tipos de familia, suele ser que, estas modalidades puedan poner en una situación de riesgo a los miembros de estos grupos. En mi opinión, independientemente del tipo de estructura familiar  hay que tener en cuenta, las circunstancias en las que se desarrollan, ya que pueden tener más recursos que una familia tradicional en la que vivan en un umbral de pobreza o sufran de algún tipo de dependencia o cualquier otra situación de desventaja. Con ello quiero decir que diversidad familiar no es igual a desestructura y/o disfunción familiar.

5

Como reflexión comentar que desde mi punto de vista y haciendo referencia a Martínez Gónzalez (1996) y a Rodrigo y Palacios (1998) la familia no solo no va a desaparecer sino que cada vez cobra mayor vigencia y no solamente por todos las entidades u organismos dedicados a su estudio, desarrollo, evolución, etc., si no porque simplemente, la sociedad evoluciona y la familia con ella, se adapta y crece. Lo que hace unos años podía verse como una situación vergonzosa, rara, extraña, incomprensible…, hoy en día cada vez somos mas los que nos encontramos inmersos (si no por nosotros mismos  por alguien querido) en esas circunstancias…, y al experimentarlas y conocerlas de cerca, pueden comprobar que lo importante no es la forma o estructura sino los valores, la cooperación, los esfuerzos, el dialogo y las normas, viendo que los nuevos tipos de familias también son capaces de formar a individuos responsables y competentes ante la sociedad y que problemas existen en todas las tipologías familiares porque estamos inmersos en macrosistemas ínterinfluyentes y nadie tiene la formula exacta para la perfección. Si bien es cierto que se debe divulgar el conocimiento para perder el miedo a lo desconocido o nuevo, y también es fundamental el desarrollo del amparo legal para estas nuevas formas familiares igual de válidas que las tradicionales y que también tienen derechos y a que se les reconozcan.

Para finalizar os dejo un vídeo bastante entretenido para enseñar y educar a los más pequeños a respetar y tolerar.

Cecilia Pereda.

 

 

 

 

MITOS SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

25-noviembre

Con motivo del próximo día 25 de noviembre, en el cual se celebra el día internacional contra la violencia de género. Va dedicado esta entrada.

Primero me parece interesante hacer una clarificación básica de ciertos conceptos, que se utilizan cotidianamente en nuestra sociedad, pero que bien puede conllevar a confusión cuándo hablamos más técnicamente.  Coloquialmente, a la Violencia de género también se le llama Violencia machista, maltrato contra la mujer…

Por tanto, hablamos de:

Maltrato: cuando se ejerce cualquier tipo de acto y/o conducta que proyecte un daño, ya sea a cualquier persona, animal o cosa.

Violencia de género: es la violencia ejercida del hombre hacia la mujer por el hecho de ser mujer. Pueden ser matrimonio, pareja de hecho, pareja sentimental sin unión legal, novios… Los tipos de violencia pueden ser varios, desde la física, psicológica, económica, sexual, patrimonial, simbólica y en la actualidad la violencia que se desarrolla a través de las nuevas tecnología como el móvil, whatssap, chats, etc, conocido como ciberacoso.

Violencia doméstica o familiar: hace referencia a la que tiene lugar entre los miembros de un hogar, ya sea de la mujer hacia el hombre, de los padres a hijos, de hijos a padres, nietos a abuelos. Pero del hombre a la mujer se denomina Violencia de género.

¿Por qué se le denomina violencia de género?. Porque es la violencia que ejerce el género masculino sobre el género femenino. Tiene su base en la estructura jerárquica social y cultural del poder, que ostenta el varón sobre la mujer, dentro del llamado Sistema Patriarcal. Pero tampoco me quiero detener en estos términos y doy paso a conocer algunos mitos.

MITOS E IDEAS ERRÓNEAS:

  1. A las mujeres maltratadas les gusta el maltrato o son tontas o algo conseguirán a cambio; si no se marcharían de casa o se separarían de su pareja de inmediato.

A nadie le gusta que le maltraten. Muchas mujeres que sufren maltrato no se van de casa porque no cuentan con medios económicos, les falta autoestima y se enfrentan a amenazas de su maltratador. EL MIEDO LAS PARALIZA.

  1. Los casos de maltrato son casos aislados y puntuales, no es algo que tenga que alarmarnos socialmente de forma especial.

Los casos de maltrato no son casos puntuales, son un problema muy grave a nivel social. Las últimas de muertes y agresiones nos dicen que es una situación por la que todos y todas tenemos que preocuparnos.

  1. Los malos tratos son incidentes por pérdida de control momentáneo. Además todos los hombres se caracterizan por ser violentos y que puedan perder el control, no los convierte en maltratadores.

El maltrato no se produce por una pérdida de control momentáneo. Por esa misma regla de tres, también perdería el control en el trabajo con el jefe, con los amigos, vecinos, etc. QUIÉN MALTRATA UNA VEZ LO VOLVERÁ A HACER. Hay que distinguir entre un episodio de ira asilado y único, de las violencias continuadas ya sean físicas, amenazas, humillaciones, denigración…

  1. Maltratadores y víctimas son personas de escasa cultura, bajo nivel de estudios y clase social desfavorecida.

Las violencia de género afecta a todo tipo de mujeres independientemente del nivel de estudios, edad, clase social, étnica…CUALQUIER MUJER ES VULNERABLE DE SER MALTRATADA.

La pobreza, falta de recursos son factores de riesgo, pero el principal es: ser mujer. Las mujeres pobres no sufren más violencia pero sí tienen menos medios y recursos para salir de esa situación. Normalmente las mujeres con mayores recursos, intentan que no se haga público y acuden a ayuda privada.

  1. Sólo la violencia física es peligrosa.

No sólo el maltrato físico es peligroso. La Violencia Psicológica puede tener tantas consecuencias y es tan destructiva como la violencia física.

  1. Los maltratadores suelen ser personas que están mal de la cabeza y/o tienen algún tipo de adicción.

Menos del 10% de los casos de violencia de género son ocasionados por trastornos psicopatológicos según los estudios realizados por la OMS. En cuanto a las adicciones, el efecto que tienen entonces es, ¿que solo maltratan a la mujeres, no a otras personas?. Cierto el mal uso o abuso de del alcohol y/o las drogas puede ser un desencadenante, pero no la causa. El MALTRATADOR NO SUELE MANIFESTAR VIOLENCIA FUERA DE CASA Y EN MUCHOS CASOS NO SE SOSPECHA DE ÉL.

  1. Con el tiempo el maltratador puede cambiar y la situación de maltrato desaparecer.

Las situaciones de maltrato con el tiempo no mejoran, sino que, por el contrario, se agravan y se hacen más peligrosas. CUANTO ANTES SE ROMPA CON EL MALTRATADOR MEJOR.

  1. Es imposible romper con una relación de maltrato.

No es imposible romper. LA MUJER DEBE TENER CONFIANZA EN SI MISMA, BUSCAR AYUDA Y DENUNCIAR AL AGRESOR.

  1. Es mejor que la mujer que sufre maltrato aguante por sus hijos e hijas, porque es preferible que tengan un padre a su lado.

Las mujeres nunca deben aguantar el maltrato, haya o no hijos e hijas de por medio. LOS Y LAS MENORES SE CONVERTIRAN EN UNA VÍCTIMA MÁS DEL MALTRATADOR Y LAS SECUELAS PSICOLÓGICAS  LES AFECTARÁN DE POR VIDA.

  1. Cuando una mujer dice no, quiere decir sí.

Cuando una mujer dice NO, NUNCA quiere decir quizá, o a lo mejor, sobre todo en las relaciones sexuales. CUANDO UNA MUJER DICE NO, QUIERE DECIR NO.

  1. El maltrato es un asunto privado del entorno familiar y nadie debe inmiscuirse.

El maltrato es un delito contra la libertad y la seguridad de las personas, no un asunto privado. EL ORIGEN DEL MALTRATO SE ENCUENTRA EN LA DESIGUALDAD SOCIAL ENTRE MUJERES Y HOMBRES.

  1. Si una mujer es maltratada es porque algo habrá hecho. Un hombre no maltrata porque sí.

El agresor busca excusas que justifiquen su violencia, pero hay que tener claro que NINGÚN ACTO JUSTIFICA LA VIOLENCIA. Algunas de estas justificaciones son: “me abandonó”, “tenía un amante”, “se fue con otro”, “me quitó a mis hijos”. Un hombre maltrata porque cree que está en su derecho de exigir por la fuerza un comportamiento determinado de su pareja a la que considera de su propiedad (“si no es mía no serás de nadie”, “le advertí que no me dejara”).

  1. El maltratador ha tenido una infancia difícil, fue maltratado…en verdad no tiene culpa.

Los especialistas no alcanzan un acuerdo en este punto, ni todos los maltratadores han sido maltratados, ni todos los maltratados son maltratadores.

  1. Ellas también maltratan a los hombres y lo hacen en la misma medida o más.

Argumentando este mito, existen frases como: “las estadísticas de violencia están falseadas, la mayor parte de las denuncias son falsas, denuncian para conseguir dinero…”. Es cierto que la violencia de mujeres contra hombres existe, y es condenable en todos los países del mundo. Pero es una obviedad que los casos de violencia de género son muchísimo más numerosos.

1339261089_947487_1339272202_sumario_normal

Gráfica proveniente de la siguiente noticia que habla sobre el maltrato que sufren los hombres por parte de sus parejas:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/06/09/actualidad/1339261089_947487.html

CARACTERÍSTICAS DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

Ocurre en todos los países, en todas las clases sociales y en todos los niveles educativos.

-Tienen un carácter encubierto, de ocultación, debido a que tradicionalmente se ha considerado como algo privado en el que no debería intervenir ningún agente externo.

– Se trata de un atentado contra los Derechos Humanos y tiene grandes costes personales  y socioeconómicos, es decir sus efectos trascienden la esfera privada y justifican la intervención externa, en particular por parte de los Estados.

– Suele producirse de manera crónica, cíclica y con intensidad creciente, pudiendo variar su gravedad del insulto al asesinato.

– Ha existido siempre. Aunque en los últimos años ha crecido la conciencia social, lo que ha dado lugar a que se considere un problema social.

– Se trata de una conducta compleja y el análisis siempre debe ser multifactorial, sobre todo hablando  de situaciones concretas.

descargaimages
BIBILIOGRAFIA:

– María S. Martín Barranco @generoenacción.

– Mitos y realidades sobre la violencia de género. Asociación AMUVI.

– Fundación mujeres. Proyecto NEMESIS

– CONSEJERÍA PARA LA IGUALDAD Y BIENESTAR SOCIAL. Junta de Andalucía (2010) Normativa básica de Violencia de Género

 

¿Por qué nos gritamos las personas? Metáfora.

GRITAR

Un día Meher Baba preguntó a sus mandalies lo siguiente: ¿por qué las personas se gritan cuando están enojadas?.
Los hombres pensaron unos momentos: porque perdemos la calma (dijo uno), por eso gritamos.

Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado? preguntó Meher Baba;
¿No es posible hablarle en voz baja? ¿por qué gritas a una persona cuando estás enojado?. Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía a Meher Baba.

images (3)Finalmente él explicó:
Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse el uno al otro a través de esa gran distancia.
Luego Meher Baba preguntó:
¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?
Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente… ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña.
Meher Baba continuó: Cuando se enamoran aún más ¿Qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan mas en su amor. Finalmente no necesitan  ni siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo.

Luego Meher Baba dijo:
Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

¿Me está retando o aprendiendo?

padres

“Enseñen a los niños a ser preguntones, para que diendo el porqué, de lo que se les manda hacer, se acostumbren a obedecer a la razón; no a la autoridad como los limitados, ni a la costumbre, como los estúpidos”.
SIMÓN RODRIGUEZ

Hoy voy a compartir una situación que observé este verano en la playa y, desde entonces quería escribir algo breve sobre este tema. La situación fue la siguiente:
Un padre se mete en el mar, no se aleja mucho de la orilla (tampoco cubría mucho en esa playa virgen). Su hijo de unos nueve o diez años, va detrás de él, haciendo lo que su padre. El padre se da la vuelta, ve al hijo e inmediatamente le grita: “¡párate, no sigas!”, el hijo le contesta quieto como una estatua “¿por qué?” ; y el padre le contesta gritándole “¡porque te lo digo yo y punto. ¿Me estas contestando?. ¡¡¡Ni se te ocurra!!!. Al final, se va el hijo a la arena con su madre sin entender nada.

Es cierto, que había piedras en la orilla y que algunas resbalaban…y había que tener un poco de cuidado, aún así…, ¿no había otra forma de comunicarse con su hijo?.

Cuando un progenitor da una orden o mandato a sus hijxs, no se sientan ofendidos porque pregunten el por qué. En la mayoría de las ocasiones, no les están retando, ni les quieren quitar autoridad. Simplemente quieren saber y aprender para que hay que tener o hacer lo que se les demanda. Tampoco lo tomen, como que sus hijxs les piden explicaciones, solo quieren entender.

.images (2)

Hay que diferenciar entre AUTORIDAD Y RESPETO, que debe estar presente en todas las relaciones progenitores-hijxs. Y los estilos de control parental como AUTORITARIO, PERMISIVO Y DEMOCRÁTICO. Según Ceballos y Rodrigo (1998), recomiendan prácticas educativas donde haya diálogo con lxs hijxs, donde se entre la capacidad de valorar y de ponerse en el punto de vista del otro, ya que ayuda a desarrollar mentes flexibles y tolerantes.

Os dejo un vídeo para ver la diferencia entre los “estilos parentales”:

 

 

Metáfora del Jardín. ¿Intentas erradicar o creas?.

 

jardin 2Un joven adquirió una pequeña parcela. En el centro construyó una casa cómoda y acogedora. Por los lados y detrás colocó losetas y piedra natural, dejando la parte delantera con la tierra fértil que tenía la parcela cuando la compró. 

Pronto comprobó que en esta zona de delante sólo crecían malas hierbas. El joven dedicaba todos los sábados, y algún día entre semana, a arrancar los matorrales y hierbajos, pero la lluvia y el sol eran malos aliados y por más que arrancara, las hierbas no dejaban de salir. Cansado de este trabajo tan estéril consultó con un agricultor.

El veterano agricultor miró sorprendido al joven y le recriminó: “¿Crees que sólo arrancando se combate el mal?. Planta aquello que te guste, que te embellezca el terreno, que sea incompatible con los matorrales y las malas hierbas. Trabaja igual todos los sábados, pero ahora abonando, podando, regando. Trabajarás, sí, pero te sentirás satisfecho viendo, tocando, oliendo aquello que te gusta”.

METÁFORA DEL JARDÍN.

Esta metáfora la podemos aplicar en diferentes contextos, ya sea cuando tenemos un problema, dificultad o conflicto con algún familiar, amigo, compañero e incluso con nosotros mismos.

Tenemos la tendencia cuando nos encontramos ante estas situaciones, a centrarnos en lo negativo, en lo que falla, en lo que va mal y todas nuestras energías se encaminan en intentar erradicar o eliminar ese mal. Cuando comprobamos que cómo lo estamos haciendo no funciona y no conseguimos el resultado esperado, nos frustramos. Entonces ¿qué podemos hacer?.

En lugar de resaltar lo negativo que hay en nuestra relación con la otra parte, en lugar de centrar únicamente nuestra atención y tiempo en ese aspecto negativo, ¡demosle la vuelta! y, centrémonos cómo queremos que sea nuestra relación, qué cosas podemos hacer para mejorarlas, que podemos añadir, que podemos crear. También es nuestra responsabilidad.

En toda relación hay cosas positivas y negativas. Si nos centramos en los aspectos negativos de nuestras relaciones, pronto nos olvidaremos de prestarle atención a los positivos y estará abocada al fracaso. Cuando algo nos molesta de otra persona, nos causa malestar o sufrimiento, tenemos todo el derecho a decirlo, a mejorar la situación, no podemos dejarlo pasar por alto si realmente nos afecta y es importante para nosotros. No obstante, en la mayoría de las ocasiones, recriminamos, echamos en cara, resaltamos con el “siempre”, “nunca”, “todo” y “nada” y se nos olvida decir, cómo queremos que mejore, cómo concretamente, qué alternativas hay para mejorar, qué opciones para elegir.

¿Qué otras interpretaciones haríais? Os invito a comentar. 😉

Por què la rana y la culebra nunca juegan juntas.

rana y culebra

 

El hijo de la rana brincaba en el bosque cuando vio algo nuevo en el camino.
Era una persona larga y esbelta, y su piel relucía con todos los colores del arco iris.
– Hola (dijo niño-rana). ¿Qué haces tirado en el sendero?.
– Calentándome al sol (respondió esa otra persona, retorciéndose y desenroscándose). Me llamo niño-culebra. ¿Y tú?.
– Soy niño-rana. ¿Quieres jugar conmigo?.
Así niño-rana y niño-culebra jugaron toda la mañana en el bosque.
– Mira lo que puedo hacer (dijo niño-rana, y dio un gran brinco en el aire). Si quieres te enseñaré.
Enseñó a niño-culebra a brincar, y juntos brincaron por el sendero.
– Ahora mira lo que puedo hacer (dijo niño-culebra, y se arrastró sobre el vientre hasta el tronco de un alto árbol). Si quieres te enseñaré.
Enseñó a niño-rana a deslizarse sobre el vientre y trepar a los árboles.
Al cabo del tiempo ambos tuvieron hambre y decidieron ir a casa a almorzar, pero se prometieron encontrarse al día siguiente.
– Gracias por enseñarme a brincar (dijo niño-culebra).
– Gracias por enseñarme a trepar a los árboles (dijo niño-rana).
Y cada cual se fue a su casa.
– ¡Mira lo que sé hacer, mamá! (exclamó el niño-rana, arrastrándose sobre el vientre)
rana– ¿Dónde aprendiste a hacer eso? (preguntó su madre).
– Me lo enseñó el niño-culebra. Jugamos en el bosque esta mañana. Es mi nuevo amigo.
– ¿No sabes que la familia Culebra es mala? (pregunto su madre). Tienen veneno en los dientes. Que no te sorprenda jugando con ellos. Y que no te vuelva a ver arrastrándote por el suelo. Eso no se hace.
Entretanto, el niño-culebra fue a casa y se puso a brincar delante de su madre.
culebra– ¿Quién te enseñó a hacer eso?.
– Niño-rana. Es mi nuevo amigo.
– Qué tontería. ¿No sabes que estamos enojados con la familia Rana desde hace muchísimo tiempo?. La próxima vez que juegues con niño-rana, cógelo y engúllelo. Y deja de brincar. No es nuestra costumbre.
A la mañana siguiente, cuando niño-rana se encontró con niño-culebra en el bosque, mantuvo su distancia.
– Me temo que hoy no podré ir a reptar contigo (le dijo, dando un par de saltos hacia atrás).
Niño-culebra lo miró en silencio, recordando lo que había dicho su madre: “si se acerca demasiado, saltaré sobre él y lo comeré”, pensó. Pero luego recordó cuánto se habían divertido juntos, y que niño-rana había sido muy amable al enseñarle a brincar. Así, que suspiró tristemente y se internó en la arboleda.
Y desde ese día, niño-rana y niño-culebra nunca volvieron a jugar juntos. Pero a menudo se sentaban a solas al sol, cada cual recordando ese único día de amistad.

Cuento tradicional africano.

Amistad, costumbres, tradiciones, límites, prejuicios, conflictos heredados, inocencia, evitar, prevenir…, os lo dejo a vuestra libre interpretación. 😉

 

LOS MÁS Y LOS MENOS…CUANDO TE DIVORCIAS.

 

1096_divorcio

Cuando la pareja se encuentra en la tesitura de no saber si divorciarse o no, es comprensible que en el estado emocional que se encuentran, (independientemente, de si ambos o uno de ellos ha tomado la decisión de separarse o lo está pensando), haga más difícil  realizar una evaluación o valoración de los pros y contras, con los que se van a encontrar ante la nueva situación.

Para facilitar esta tarea, voy a exponer los más y los menos cuando te divorcias:

  • Lo positivo:
  1. Liberación: de una situación que es conflictiva y por tanto, os desgasta tanto emocional como físicamente.
  2. Evita los estresores a lxs hijxs: Irremediablemente lxs hijxs se ven influidos por una convivencia conflictiva, no necesariamente tienen que ser testigos de las discusiones, pero lxs niñxs son muy perceptivos e intuitivos, y saben que algo va mal en la relación de sus padres, porque no se comportan igual y, esto le genera angustia. Por tanto, evita la influencia de los estresores emocionales y físicos que dicha situación conlleva.
  3. Fomenta la autonomía: Es una oportunidad para aprender o reaprender y desarrollar habilidades, destrezas y capacidades que permiten adaptarse a la vida en solitario.
  4. Mayor autoestima: al desarrollar más capacidades y habilidades para el desarrollo de la vida diaria (p.ej: llevar la económica doméstica, llevar el coche al taller, cambiar una bombilla, planificar la compra de la semana, entre otros), favorece el aumento de la autoestima y enriquece la Identidad Personal. Un aspecto que se puede dar, cuando una pareja se divorcia, puede ser el menoscabo de la Identidad Personal. ¿Por qué?, porque el matrimonio para esa persona pudo haberse convertido en la mayor parcela de su vida, dejando relegada otras como el desarrollo profesional, personal, social. Al disiparse, se sienten perdidos, debido a no tener el rol que han desempeñado durante (posiblemente) muchos años.
  5. Tiempo libre: Se tiene tiempo libre para volver a realizar actividades que hacia años que querías hacer pero que no consideraban prioritarias, pero que pudieran ser necesarias para el bienestar. (P.ej: ir al gimnasio, yoga,  volver al mundo laboral, realizar un curso que siempre se había querido hacer, salir con los amigos…)
  6. Periodo de reflexión: Es un buen momento, para centrarse en uno y pensar qué es lo que quiere, cómo lo quiere y aprender de los fallos cometidos y, no repetirlos en una posible futura relación.
  7. Aprendizaje: Siempre estamos aprendiendo, pero en esta ocasión “debemos y tenemos” que aprender y llevar a la práctica, que aunque la relación de pareja se haya terminado, se continua manteniendo una relación parental con lxs hijxs. Es muy importante, porque se sigue siendo los padres de lxs hijxs y se debe llevar a cabo de una forma, al menos cordial.
  8. Amigxs: A veces, hay amistades que consciente o inconscientemente toman partido por una de las partes, o incluso que nosotros mismos nos sentimos incómodos compartiendo tiempo con ellos, porque están en pareja y nosotros no, o porque hacen preguntas que no queremos contestar. Bien, lxs amigxs  verdaderos, no te juzgarán, te darán tu tiempo y te escucharán. Es una ocasión para descubrir quién realmente son tus amigxs.
  9. Dar buen ejemplo: Se sabe que la mejor manera de enseñar, es dando ejemplo. Pues esta es una oportunidad para dar un buen ejemplo a lxs hijxs, sobre cómo adaptarse, superarse, reorganizarse ante esta situación de forma madura.

 

  • Lo menos positivo:
  1. Sube y baja de emociones: ante estas situaciones nos encontramos ante un cóctel de emociones, algunos mezcla de alegría-culpa, otros rabia-frustración, todos estrés, en algunos casos apatía.
  2. Conflictos: lo más probable es que tengan lugar situaciones conflictivas, por temas como quién convive con lxs hijxs, qué hacer los bienes, etc.
  3. Adaptación: lo comentamos en el apartado anterior. La identidad personal, ya no pertenecemos al mundo de los casados, ahora hay que adaptarse a un nuevo rol “los solteros”, y como toda adaptación se necesita de tiempo, esfuerzo y apoyo social. Y por supuesto, adaptación a la nueva estructura familiar y forma de vida, lo que puede conllevar sentimientos de miedo, angustia, ansiedad, estrés. Por eso, es importante no aislarse y pedir ayuda (transitoria) a familiares y amigos.
  4. Pérdida de amistades: señalado en el punto anterior.
  5. También tenemos que tener en cuenta, que algunos familiares y amigos, quieran dar y den, su opinión al respeto y que realicen sus juicios de valor.
  6. Todo lo anterior, puede conllevar a una bajada de autoestima, por el estrés, la presión, que hagan surgir pensamientos negativos como “no voy a ser capaz”, “no estoy preparadx para esta situación”, “me viene grande”…
  7. Sentimiento de culpa y/o fracaso por no mantener la familia unida.
  8. Las personas de más edad tienen más dificulta de adaptación.

Pues conocidos éstos…, la decisión es solo vuestra.

 divorcio 3

 

Hij@s y la nueva pareja.

Quiero puntualizar que cada individuo, pareja y familia son únicas, en su forma de interactuar, adaptarse, responder a situaciones, relacionarse, en sus dinámicas, etc. Por ello, a continuación solo reflejo algunas posibles situaciones, que pueden tener lugar en dichas circunstancias.

 descarga

Todos tenemos derecho a rehacer nuestra vida amorosa y si lo vemos oportuno convivir con ella. Pero ¿qué pasa cuando un miembro de la pareja tiene hijxs de una relación anterior?. Pues en primer lugar, actuar con prudencia. Con prudencia a la hora de convivir todos juntos.

Algunos adultos a veces tienen prisa en crear una nueva familia, lo tienen claro y lo quieren ya “¿para qué esperar?”. Y por otro lado, quieren o piensan que todos los miembros de esa nueva unidad familiar/de convivencia, lo tengan igual de claro y, es más, que lo acepten sin ningún tipo de negatividad, oposición cubierta o encubierta, etc.

Pero en muchas ocasiones la realidad es otra, y nos encontramos con conflictos entre hijxs y la nueva pareja. Y ¿a qué puede ser debido?, pues entran diferentes factores, pero yo diría que el fundamental a tener en cuenta es lo que llaman crear una “integración armoniosa”. La Integración armoniosa, consiste en reordenar la estructura familiar. Pensemos…, antes eramos papá, mamá, hermanito y yo; luego somos papá, hermanito y yo por un tiempo, y el otro tiempo somos mamá, hermanito y yo (ah!, se me olvidaba!, entre medias, fuimos también abuelxs, papá, hermanito y yo), y ahora quieren que seamos, por un lado: papá, hermanito y yo y la novia de papá, pero es que también quieren que seamos: mamá, hermanito y yo, y el novio de mamá, con sus hijxs. Bien, para que lxs niñxs, puedan asimilar y adaptarse a todos estos cambios, hay que ayudarles y, sobre todo dar tiempo, ser tolerantes, comprensivos, practicar la escucha activa, la empatía y, darles apoyo, afecto y seguridad.

Es recomendable, que tras la separación se conviva con lxs hijxs ( sin la nueva pareja) durante un tiempo, para ayudarlos a reordenarse en la nueva estructura familiar y que no sientas, que la nueva pareja ocupa el lugar del otro progenitor instantáneamente. Por ello, los progenitores también deben evaluar si la nueva pareja la consideran estable. Obviamente, hay que comunicarse y dialogar con lxs hijxs, y no dar nada por hecho, decirles que nadie sustituye a nadie. Cada uno tiene su función y su madre y padre siempre van a serlo, a cuidarlos y a velar por ellos como siempre.

Debido a ello, no es muy aconsejable que la nueva pareja, realice determinadas funciones que realizaba su progenitor en el día a día, recién incorporado en la convivencia, por ejemplo: el baño de la noche, contarle los cuentos que su papá o mamá le contaba antes de dormir, entre otros. (puede crear conflicto de lealtades). Tampoco es aconsejable, obligarlos a llamar “papá o mamá” a la nueva pareja.

Con el tiempo, poco a poco, y si la integración va por buen camino, quizá lo hagan de forma espontánea. No obstante, lxs niñxs no tienen ningún tipo de problema en entender y es más les gusta que diferentes figuras cuidadores se preocupen de ellos.

En otras ocasiones, nos encontraremos con algunos niñxs que se muestren contrarios y en desacuerdo con que su papá o mamá tengan una nueva relación y mantienen esta actitud en el tiempo. En estos casos, puede que los progenitores se sientan en cierta manera culpables por rehacer su vida sentimental y se lo transmiten a sus hijxs cediendo a los chantajes de éstos. A través de la asertividad, le comunicamos que sentimos que no les guste o no sea de su agrado, pero que la relación que mantiene con su nueva pareja no es para molestarle, si no porque quiere a esa persona y tiene derecho a seguir con su vida. En casos extremos, pasados los años, algunos padres/madres reprochan a sus hijxs, que en el pasado se sacrificó por ellos, viviendo para ellos, lo que genera  sentimiento de culpa en el menor y resentimiento en el progenitor.

          Cuando ambos miembros de la pareja tengan hijxs y decidan convivir, lo que llaman “familias reconstituidas”, según Duberman (1973) describe lo siguiente:

 a) factores que contribuyen a la unión y consolidación de la nueva unión familiar:

  1. Similitud en la edad de lxs hijxs.
  2. Diferente sexo.
  3. Experiencias compartidas.
  4. Convivencia en la misma casa.
  5. LLegada de un nuevx hermanx (hijx de la nueva unión)

 b) factores que contribuyen al conflicto:

  1. Competencia por atención de los progenitores.
  2. Comparación entre hermanxs/hijxs.
  3. Discusiones de pareja por motivo de las conductas de lxs hijxs.
  4. Trato desigual hacia lxs hijxs.

 imagesOtros aspectos a tener en cuenta al hablar de “familias reconstituidas”, es el establecimiento de límites y funciones de los miembros y los diferentes subsistemas que la forman. Por ejemplo: subsistema parental, conyugal, filial, fraternal. Dichos limites y funciones, supuestamente, están claros en las llamadas “familias tradicionales”, es decir, lxs hijxs saben cuáles son las funciones de los progenitores y viceversa. En la nueva familia, debemos elaborar nuestro propio decálogo de límites y funciones y, reestructurarlo. Por ejemplo: ¿ambos miembros de la pareja educan a lxs hijxs de ambos?, ¿habrá diferencias en las normas entre lxs hijxs de ambos?, ¿establecen normas comunes para todos?, ¿lxs hijxs padecerán conflicto de lealtades?, ¿la familia extensa interferirá en esta nueva relación?, entre otros….

Consejos prácticos para segundas parejas con hijos:

  1. Dejar pasar un tiempo después de la separación antes de presentar a la nueva pareja.
  2. No presentar a la nueva pareja en un encuentro “casual” sin haber hablado antes de eso.
  3. Los primeros encuentros serán breves y en un lugar que no sea la casa.
  4. Dejar que pregunten lo que quieran al “nuevo”.
  5. Tener en cuenta la edad del niño.
  6. Dejar claro que continúan teniendo los papas de siempre.
  7. No establecer comparaciones (con su otro progenitor).
  8. Respeto a la presencia del padre o madre que no viven con el niño.
  9. Responder serenamente a frases: “tú no eres mi padre”, etc.
  10. Evitar sobreproteger a nuestros hijos.
  11. Procurar dar un trato individualizado a cada miembro de la familia.
  12. Cada hijo de las dos parejas necesita un espacio de intimidad.

Para finalizar, recordaros que la Orientación Familiar puede ayudaros a prevenir y la Mediación Familiar a llegar a acuerdos para la convivencia. 😉

Reflexiones: conflictos filio-parentales y Mediación Familiar.

images (1)

Al hablar de los conflictos paterno-filiares, debemos tener en cuenta el contexto donde se desarrollan, la familia y, a la vez entendida ésta como modelo de socialización. Debido a esto, quiero hacer una reflexión sobre las características de la sociedad actual, donde se prima la inmediatez de refuerzos y sin esfuerzos, la baja tolerancia a la frustración, los modelos visuales en los diferentes medios de comunicación sobre valores efímeros, la vertiginosa velocidad en la que nos encontramos inmersos, la transformación y diversidad de estructuras familiares, la incorporación de las mujeres al mundo laboral, el escaso tiempo del que disponemos para nosotros mismo y los nuestros, la rutina en la que nos sentimos a veces atrapados, el individualismo imperante, etc, todo ello ha favorecido al crecimiento de tales conflictos.

No obstante, desde mi opinión, no debemos ser tremendistas ni pesimistas, ya que los conflictos y concretamente los paterno-filiares en la etapa adolescente, han existido y existirán siempre, siendo necesarios para un buen desarrollo tanto personal, familiar como social, ya que proporcionan la oportunidad de poner en práctica estrategias y hábitos (entendidas como saludables y adaptativos) que son fundamentales en cualquier aspecto de la vida. Ahora bien, se ha comprobado que las familias dentro de su patrón dinámico de comportamiento, pueden resolverlos adecuada y constructivamente ó de una manera menos fructífera y más destructiva. Aunque en la documentación consultada, se ha demostrado que los conflictos en esta etapa no son vividos por la mayoría de las familias como algo negativo ni pernicioso y gran parte de ellas saben solventarlas adecuadamente. Si es cierto que, debido a las características de la sociedad actual, lo que se está observando es un cambio en el modelo de relación paterno-filiar basada en la sobreprotección, confianza, libertad y permisividad; los cuales crean en los padres por un lado confusión e insatisfacción por la pérdida de la capacidad en la creación de normas y límites (valores familiares) vs. (valores sociales) de no autoritarismo, libertad, etc. (La cuestión es no confundir respeto a la autoridad con un modelo educativo autoritario), lo cual mal encauzado puede dar lugar a una “mala comunicación o nula comunicación” (una de las bases del conflicto).

comuni

En cuanto a la comunicación, en todos los estudios consultados, es entendida como un denominador común de fuente de conflicto (entre otras muchas variables). En relación al tipo de comunicación existente hoy en día en la familia, la conflictiva solo representa al 4%, pero las familias en situaciones de conflicto se encuentran entre un 20% y 15%. La comunicación actual que caracteriza a las familias, haciendo un símil, es a la de una pensión, es decir, los hij@s adolescentes tienen todo lo que necesitan en sus habitaciones, el ritmo de trabajo de los padres dificulta la comunicación porque casi no se ven, y cuando se ven la televisión sustituye a la conversación. Un aspecto también común en los artículos que tratan sobre la comunicación de los padres con sus hij@s adolescentes, es que las chicas son más comunicativas, tanto chicos como chicas tienen más comunicación con sus madres, en las chicas esta comunicación va en aumento con la edad, pero en los chicos se mantiene estable y, por otro lado tanto los chicos como las chicas hablan menos con el padre y se mantiene estable esta frecuencia con el tiempo. También se explica que las madres que son más inductivas, menos criticas en el comportamientos de sus hij@s, más pacientes y empáticas y asertivas, tienen menos conflictos con ellos; también destacar que las madres tienen una visión más light de sí mismas que la que realmente tienen sus hijos sobre ellas. Todo esto, parece desembocar en diferencias de género  en nuestros roles de padres e hij@s, bien es sabido que esto es un aprendizaje cultural y social arraigado y ancestral, que poco a poco debemos ir superando, porque una de las fuentes de conflicto y posterior complicación es que los padres (varones) no se involucran tanto en la educación (por falta de tiempo), y cuando lo hacen utilizan estrategias más directivas y dominantes, lo que tiene como consecuencia una menor comunicación. Todo ello también afecta a la madre, por sentirse un poco sola en esta labor y, entonces comienzan los sentimientos de impotencia, desesperación y hartazgo, dando lugar a patrones comunicativos y educativos poco adecuados. Es por ello, importante involucrar a ambos en este proceso educativo y que ambos sean conscientes de la responsabilidad que tienen y trabajar conjuntamente, creando un equipo con las mismas normas y bases, es decir coherencia en el patrón educativo de los padres.

c

Todo esto, junto con la falta de tiempo de los padres e incluso su sensación de incapacidad, hace que en algunos casos deleguen la responsabilidad de su tarea educativa en agentes externos (profesores, abuelos, educadores, etc), sí que es cierto que debe haber una colaboración entre los padres y escuela para la transmisión de valores a nivel preventivo. Aquí es donde entraría la Formación y Escuela de Padres y Madres, donde se les orienta sobre las características evolutivas de los hij@s que facilite adecuar a las mismas las expectativas parentales y las normas de convivencia más necesarias en la adolescencia, unas nociones básicas sobre el desarrollo cognitivo de las diferentes etapas evolutivas de los hij@s, ya que también una de las fuentes de conflicto son las expectativas de los padres sobre los resultados y respuestas de sus hijos a sus peticiones y exigencias no cumplidas. Considero que con este conocimiento sabrían en qué momento pueden solicitarles que tipo de responsabilidades, darles mayor autonomía según su edad y, también tener más conocimiento de las reacciones de sus hij@s. Igualmente, conocer los estilos educativos y su influencia en la educación en valores, hacerles conscientes, que aprenden por observación e imitación y que son el reflejo de sus padres, por tanto, también viene bien ayudarles en habilidades sociales, cognitivas, de comunicación, negociación, relajación, autorregulación emocional, ser flexibles, empáticos, asertivos, pacientes, tolerar la frustración, fomentar la autoestima, habilidades para establecer límites y regulación del comportamiento de los hij@s. Otro debate, sería que algunos progenitores sienten vergüenza o su orgullo le impide, pedir ayudar en estos casos.

Otro punto a destacar en la base de estos conflictos, es la autonomía, es decir, la capacidad de los padres de dar a sus hij@s las herramientas necesarias para responsabilizarse de sus actuaciones con sus respectivas consecuencias, dependiendo de la edad. Aquí nos encontramos con una lucha constante ya que los hij@s piden más autonomía y algunos padres con cierto estilo parental rígido y/o sobreprotector limitan este factor necesario para el buen desarrollo personal.

 images (2)Como he mencionado anteriormente, la mayoría de las familias creen que saben solucionar sus conflictos en esta etapa y que el tipo y la frecuencia de conflictos son los normales, no obstante considero que esta práctica de prevención me parece necesaria (obviamente no obligatoria) para poner freno a la posible radicalización futura (maltrato filial-paterno), ya que todo lo comentado anteriormente (junto con otras múltiples variables) si no es corregido a tiempo puede convertirse en la base de un problema mayor.

Entonces, es cuando nos encontramos a padres que se sienten culpables e incluso que la mayoría de la sociedad los culpabiliza por no poder controlar a sus hij@s ni ponerles límites. Es cierto que la educación de los hij@s es responsabilidad de los padres, pero este sentimiento de culpa solamente obstaculiza y dificulta la búsqueda de soluciones, hay que hacerles conscientes que son responsables pero no culpables. Cuando nos encontramos con estas situaciones más complejas, en las que los hij@s han aprendido a utilizar, ya no solo la indisciplina sino la agresividad como estrategia para conseguir sus objetivos, nos encontramos como consecuencia un rechazo social, lo que significa un bajo nivel de socialización (por eso la importancia de la familia como función socializadora), los padres también los perciben como desobedientes y desafiantes, prueban sus fuerzas y los progenitores terminan agotados y desesperados. Todo eso conlleva efectos, un mal clima familiar (entre pareja, hermanos, abuelos, etc). Otra de las causas comunes en este tipo de conflicto es la falta de disciplina, por un lado es un rasgo característico de la adolescencia, donde se está abierto a otras formas de pensamiento, personas, ocio, etc que pueden chocar con el modelo hasta ahora desarrollado en su familia, generando así situaciones de desconcierto en los padres, a la vez que los adolescentes reclaman más relaciones simétricas con sus padres; la mayoría son resueltas satisfactoriamente mediante la empatía, comprensión y negociación, pero en otras ocasiones en las que no se toman medidas a tiempo o las que se toman no funcionan y no saben cuáles son las correctas en su caso, pueden conllevar a conductas agresivas e incluso violentas (normalmente tienen lugar en familias con un patrón poco flexible y adaptativo). Desde mi opinión, la violencia va acarreada de agresividad y ésta a su vez de una disciplina mal encauzada, pero no considero que exista un continuo obligatorio entre indisciplina-agresividad-violencia.

Por tanto, hemos visto que una de las causas en la radicalización de los conflictos puede que sea el nuevo modelo paternal existente caracterizado por la permisividad, falta de límites y normas, donde los roles familiares no están bien definidos, unidos a otras variables como el temperamento del menor, falta de habilidades parentales, estilos educativos donde diversos estudios reflejan que el autoritario, poco flexible, no dialogador, impositivo es el más proclive a situaciones conflictivas y, por otro lado el excesivamente permisivo y sobreprotector que elude el afrontamiento de conflictos, (aunque no significa que no estén presentes y existan). Y hablando de modelos parentales no olvidar que la dinámica familiar es aprendida y repetida, es decir, la conducta de agresividad de los hijos hacia los padres en gran medida también puede ser debida a un modelo agresivo vivido por alguno de sus progenitores. Algunos artículos apuntan que este es un factor de riesgo para dicha conducta.

d

Centrándonos en la temática del maltrato y/o acoso filio-parental, es preocupante el aumento de denuncias y peticiones de ayuda por parte de los padres para poder arreglar esta situación. Si bien, el perfil familiar es amplio, es decir, no hay un modelo estructural de familia que sea más proclive a encontrarse en este término, si es cierto que la mayoría de las agresiones son dirigidas hacia las madres, ya sea por ser la persona con la que más contacto tienen, por considerarlas más débiles, por pertenecer a familias monoparentales (como efecto de la separación o divorcio traumático y conflictivo), sea como comportamiento aprendido de violencia intrafamiliar. Igualmente, destacar que la mayor parte de los que ejercen dicha violencia son los chicos aunque las chicas también muestran conductas agresivas, la violencia es más característica de los varones; el perfil de este adolescente está caracterizado por falta de autoestima (por eso la importancia de orientar a los padres sobre el fomento de ésta), por carecer de estrategias de afrontamiento a la frustración (falta de límites y normas) y por último falta de autonomía (responsabilidad y capacitación en sus tareas). Por otro lado, se observa que el maltrato es tanto psicológico como físico. Brevemente mencionar que estos adolescentes pueden conllevar asociados otros trastornos como disocial o TDAH entre otros y consumo de sustancias tóxicas.

Por último, hago referencia a la Mediación Intergeneracional donde según los datos consultados, parece que está dando buenos resultados en aquellas comunidades donde se está aplicando, es cierto que es algo novedoso en nuestro país, que se está implantando poco a poco, pero es indiscutible la preferencia que está tomando está opción frente a la de llegar a juicio y enfrenar padres a hijos. Cuando a las familias se les plantea la existencia de esta estrategia, por la mayoría es aceptada debido a todos los beneficios que les conlleva, ya que se les da la oportunidad de aprender a escucharse, respetarse, empatizar, colaborar, cooperar, responsabilizarse y en definitivamente se dan cuenta de que pueden ser capaces de tomar las riendas. Lógicamente depende del nivel de gravedad y trastornos asociados, pero aún así, considero que puede ser complementaria a otros tratamientos paralelos según la particularidad de los casos. Porque otra cuestión a destacar es que algunos expertos desaconsejan el internamiento en estas circunstancias porque las consecuencias suelen ser peores por sentimiento de abandono, efecto contrario de mayor rebeldía, etc. (Repito, todo depende de los casos y de la gravedad).

Lo que si he sacado en conclusión es que, por regla general, esta conducta del adolescente suele ser un síntoma de un mal funcionamiento familiar por equis variables; por tanto, dicha acción debe ser a nivel familiar, entendiéndola como contexto sistémico donde tiene lugar y, sin duda alguna la Mediación Intergeneracional es una buena herramienta para hacer frente a esta problemática, considerándola a ésta no solo como estrategia de intervención sino también de prevención. Porque aunque cierto es, que solo se derivan casos desde los juzgados o servicios sociales, la sociedad tiene que ser consciente de que este procedimiento existe y está a su disposición antes de dar lugar a situaciones más desagradables y complejas. Por consiguiente,  es necesario fomentar y favorecer esta nueva alternativa llamada Mediación, pero no solo ejercida a nivel público donde los entes competentes deriven a los implicados inmersos en situaciones graves (aunque es un buen comienzo), sino que también se podrían fomentar a nivel privado, como ocurre con los gabinetes psicológicos o de abogados; es decir, dar a conocer a la sociedad las consecuencias de esta problemática y está alternativa de solución de conflictos, donde pueden recurrir a ella antes de que se agrave el problema, así la Mediación Intergeneracional puede ser ejercida desde una perspectiva preventiva y orientadora a una más interventiva y directiva dependiendo de las particularidades de los casos. Evidentemente para poder realizar este ejercicio adecuadamente, es fundamental un metodología multidisciplinar, ya que el servicio de ayuda sería más completo, porque hay que tener en cuenta que se trabaja con menores y hay que tener una preparación adecuada para ello, tanto a nivel psicosocial como de conocimientos de derecho (en el sentido que la firma de un menor legalmente no es aceptada pero psicológicamente sí que se puede crear un acuerdo interiorizado, coherente y responsable a su efecto), igualmente una sensibilidad especial a la hora de comunicarse con los padres sobre su responsabilidad ya que es un tema muy delicado y ciertas personas puede sentirse ofendidas, ser conscientes del sufrimiento de todos los implicados, etc.

Fuentes:

  • Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L
  • Informe “Comunicación y conflictos entre hijos y padres. Adaptación resumida del libro “Hijos y padres: comunicación y conflictos. Edición FAD (2002) con el apoyo financiero de la Obra social de Caja Madrid y de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.Son autores: EusebioMegías,Valenzuela (coordinador), Javier Elzo Imaz, Elena Rodríguez San Julián, José Navarro Botella, Ignacio Megías Quirós y Susana Méndez Gago.El texto de la adaptación ha sido elaborado por Ignacio Megías Quirós.© FAD, 2003
  • Por qué y con qué intención lo hizo? Atribuciones de los padres y adolescentes en los conflictos familiares.María Josefa Rodrigo López, María Luisa Máiquez Chaves, Iván Padrón González y Marta García Ruiz. Universidad de La Laguna. Psicothema 2009. Vol. 21, nº 2, pp. 268-273 ISSN 0214 – 9915 CODEN PSOTEG. http://www.psicothema.com
  • Comunicación y conflicto familiar durante la adolescencia. Águeda Parra Jiménez* y Alfredo Oliva Delgado. Universidad de Sevilla.Anales de psicología2 002, vol. 18, nº 2 (diciembre), 215-231.
  • Estrategias de socialización de los padres y conflictos entre padres e hijos en la adolescencia* Maria Jesús Fuentes, Emma Métrico, Rosa M. Bersabé. Universidad de Málaga. Anuario de Psicologia2003, vol. 34, n3, 385-400, Facultat de Psicología.Universitat de Barcelona
  • Entrevista a Izaskun Ibabe profesora titular en la Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco y encargada del estudio sobre “ La violencia filio-parental”. Revista Infocop Online, fecha de publicación 29/02/2008.
  • Aumentan los casos de violencia de hijos a padres, según el informe anual de la fiscalía. Revista Infocop Online, fecha de publicación 13/10/2009
  • La violencia de los hijos a los padres. Extracto de la conferencia ofrecida por Javier Urra.Revista Infocop Online, fecha de publicación 15/12/2006
  • Un dictador en casa: Entrevista a Javier Urra.Revista Infocop Online, fecha de publicación 01/09/2006.
  • Conflictos entre padres y conducta agresiva y delictiva en los hijos.Mª José Justicia Galiano1 y José Cantón Duarte2. 1 Universidad de Jaén y 2 Universidad de Granada.Psicothema 2011. Vol. 23, nº 1, pp. 20-25 ISSN 0214 – 9915 CODEN PSOTEG. http://www.psicothema.com