Archivo de la categoría: Orientación familiar

Cómo adaptarse a la nueva situación…,Divorcio.

divorcio 2

Encontrarnos en esta situación no es fácil, independientemente si ha sido un divorcio de común acuerdo, si ha sido un miembro de la pareja quién ha tomado la decisión, si el otro miembro ha recibido la noticia sin esperarla….Cada uno necesita un periodo de aceptación, asimilación, reconocimiento y adaptación a la nueva forma de vida.

Debemos ser conscientes que en este periodo, vamos a experimentar diferentes emociones, sentimientos, y estados de ánimo a veces contradictorios, y que va a afectar a los diferentes niveles de nuestra vida: personal, emocional, parental (si hay hijxs), económico, familiar, social, laboral y a los aspectos cotidianos de la vida. Y no verlo como un fracaso o un error, si no como la mejor solución ante la situación que se está viviendo y para prevenir que no se complique más y genere mayor sufrimiento.

Cómo ante cualquier situación difícil y dolorosa, podemos enfrentarnos a ella con dos actitudes diferentes:

a) Actuando, moverte en la dirección de mejorar y resolver la situación, según tus “quiero” y “necesidades”.

b) Esperando, a que la tormenta pase…, viendo pasar el tiempo y esperando a que se acabe cuanto antes nuestro malestar.

Es cierto, que dependiendo de nuestro estado de ánimo nos apetezca más estar “quietos”, no tenemos más energía para luchar, pero debemos comprender que la lucha debe ir en una dirección más fructífera para nosotros. Debemos actuar y esforzarnos para tomar las riendas de nuestra vida, y nos dejarnos llevar por la corriente provocada por la tormenta.

Vale!, y ¿cómo lo hacemos?…

1. RECONOMIENTO. Reconocer que independiente de si ha sido tu decisión o no divorciarte, es una realidad, y se va a llevar a cabo. Es una etapa de tu vida, donde efectivamente va a ver cambios, pérdidas y ganancias. Y como hemos dicho al principio, tendrás un cóctel de emociones que afectarán a todos los niveles de tu vida.

2. INFORMACIÓN. Tener información da tranquilidad. Infórmate sobre lo que implica el divorcio, entender que es una etapa que tiene un principio y un fin. Y sobre todo, que el final no es la firma ante el juez o acuerdo, si no cuando te recuperes emocional y físicamente.

3. DARSE PERMISO. No reprimas tu emociones, y exprésalas adecuadamente. Ten en cuenta, el lugar, el momento, la forma…Gestiona tus emociones y no permitas que ellas te controlen y te guíen.

4. NO A LAS COMPARACIONES. No te compares ni a ti, ni a tu situación con la del vecino o conocidos. Cada persona es diferente, cada uno tiene sus propias circunstancias y aunque sean similares, no son iguales.

5. TIEMPO AL TIEMPO. Necesitas tiempo para recuperarte. Se dice que aproximadamente entre 18 meses y 3 o 4 años. Habrá momentos en los que avances y otros en los que te caigas, pero es algo normal, te vuelves a levantar y seguir adelante…, el proceso puede ser lento pero constante hacía adelante.

6. AGRADECIMIENTOS. Es importante antes de dormir, hacer mentalmente una lista de las cosas positivas que te han pasado en el día. No hace falta grandes hechos o acontecimientos, p.ej: has comido tu plato favorito, has tomado un café con una amiga que hace tiempo no veías, te ha tocado el reintegro del cupón, tu hijx te ha regalado un dibujo, te has tomado un baño de sales…En definitiva, ver las cosas positivas de la vida y esforzarte por verlas, poco a poco te será más fácil.

7. PENSAR EN POSITIVO. Sacar el lado positivo de la situación y si le sumas sentido del humor, mejor…P.ej: fin de semana de senderismo, o excursiones, apuntarse a alguna actividad que tenias ganas de hacer, tomarte ese baño de espuma, aprender cosas que no sabias hacer…

8. NUEVA ETAPA. Estas construyendo una nueva etapa de tú vida.

9. REALIZAR NUEVAS ACTIVIDADES. Y también nuevas relaciones. Quizá te duela estar con parejas amigas, que evoquen recuerdos dolorosos…, es tú decisión explicarles por lo que estas pasando y qué te provoca y que por un tiempo necesitas buscar nuevas situaciones y nuevas relaciones. Pero recuerda, que también se deben generar nuevas situaciones con tus amigos, para generar nuevos recuerdos. Cada uno tiene su ritmo.

10. LOS CAMBIOS, POCO A POCO. No es aconsejable en los primeros meses, tomar decisiones drásticas, hay que establecer prioridades.

11. FACILITATE LA VIDA. Hazte listas de las cosas que necesitas hacer, o cosas importantes como nº de cc, etc. Es normal que en estas situaciones de estrés, la memoria nos falle.

12. NO TE AÍSLES. Apóyate en tus amigos, en los que te escuchen sin juzgar. Si te invitan, ve. Si no te apetece hablar del tema, díselo con respeto y lo entenderán. Es normal que pregunten, y tú tienes el derecho de decidir si quieres o no hablar.

13. NO NECESITAS DEMOSTRAR NADA A NADIE. No tienes necesidad de demostrar que eres fuerte e independiente y que no te está afectando la situación. El divorcio no dice nada malo de ti. Como hemos dicho anteriormente, es la mejor decisión ante la situación dada.

14. CUÍDATE. Haz ejercicio, come bien, duerme y descansa lo mejor que puedas.

15. APRENDE A VIVIR SIN TU EXPAREJA. A medida que vayas haciendo cosas y te pongas en movimiento, ganaras en autoconfianza y te sentirás mejor y capaz.

16. NO TENGAS PRISA POR TENER UNA NUEVA RELACIÓN. Es conveniente que te recuperes, sanes tus heridas y que hayas trabajado el cúmulo de emociones. Es cierto, que empezar con una nueva pareja te pueda hacer sentir bien al principio, pero necesitas un periodo de evaluación, elaboración, trabajo, sobre los aspectos que han pasado en la relación pasada y aprender de ellos, para no volverlos a cometer nuevamente. P.ej: si os precipitasteis a la hora de ir a vivir juntos, no deberías volver a hacerlo.

 

 

Saber decir.

comunicaciónUn Sultán soñó que había perdido todos los dientes.
Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

¡Qué desgracia Mi Señor!, exclamó el Sabio, Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

¡Qué insolencia!, gritó el Sultán enfurecido,
¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado.

Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

Recuerda bien amigo mío, respondió el segundo Sabio, que todo depende de la forma en el decir…uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

Todos nos comunicamos, pero…¿lo hacemos de manera eficaz?. A veces somos demasiado directos, otras engañamos, otras evitamos, en otras ocasiones no sabemos expresar lo que queremos, a veces dañamos con nuestras palabras, a veces damos consuelo, otras comprensión, amor….Lo que está claro es,  que nuestra comunicación verbal y no verbal (no solo con palabras comunicamos), tiene un efecto en los demás. Incluido los Silencios!!!. silencioMucho que aprender…



Conflictos en familia.

familia

Los conflictos familiares son los más habituales y los que suelen provocar mayor dolor, ya que sus integrantes no sufren por ellos mismo, sino también por las personas a las que quieren.

El conflicto en si no es bueno ni malo, lo intentamos evitar porque el modo en que habitualmente lo gestionamos no nos satisface, pero a diferencia de otros conflictos, los familiares son los más personales de todos y dependiendo de la cercanía y la continuidad de las relaciones familiares hacen más intensos dichos conflictos.

Las confrontaciones familiares afectan, como ningún otro conflicto además de la identidad de sus miembros, a la familia como sistema interpersonal, económico y social.

Todos los conflictos familiares tienen su historia y cada reacción de una parte determina la reacción de la otra. Como resultado, el nivel de tensión o intensidad de un conflicto no es estático y la tensión entre las partes puede subir o bajar durante el transcurso.

Creo oportuno clarificar los posibles niveles de conflicto:

 CONFLICTO NIVEL 1: Como consecuencia de una conducta aparece el enojo por parte de uno de los participantes de la interacción.Aparecen regañinas y llamada de atención por parte de los padres.La conducta se corrige, desaparece el núcleo del conflicto.
– Duración: corta (días a 1 semana)
– Intensidad: leve
– Frecuencia: alta mientras no se resuelve el conflicto

 CONFLICTO NIVEL 2: Aparecen llamadas de atención y regañinas donde se muestra la desesperación de alguno de los integrantes de la interacción.Los involucrados pueden mostrar su enojo con gritos.El núcleo del conflicto aunque es claro, no se resuelve por completo.
-Duración: 1 semana hasta meses.
– Intensidad: moderada.
– Frecuencia: moderada.

CONFLICTO NIVEL 3: Las regañinas se expresan a través de gritos y llantos constantes.Los involucrados empiezan a generar percepciones y emociones negativas respecto al otro.El núcleo del conflicto ya no se identifica con claridad.Acumulación de eventos conflictivos los cuales ya no se relacionan directamente con el origen del mismo.Cuando se hablan hay constantes quejas, criticas. Aparece una actitud defensiva.
– Duración: desde los 6 meses hasta años.
– Intensidad: alta
– Frecuencia: media.

CONFLICTO NIVEL 4: Los involucrados en el conflicto conversan poco entre sí o cuando lo hacen es sobre cuestiones superficiales.Aparecen actitudes de desprecio aunada a las críticas.Cuando pelean son discusiones con fuertes gritos y hasta golpes.Ya no es posible distinguir el origen del conflicto.Entre ellos sólo existen emociones y percepciones negativas.
– Duración: años (menos de 2)
– Intensidad: alta.
– Frecuencia: baja.

CONFLICTO NIVEL 5: Los sujetos involucrados en el conflicto se sienten abrumados al hablar entre sí.Los sujetos ya no están interesados en buscar una solución.Toman una actitud evasiva cada vez que se busca resolver el conflicto.Los sujetos ya casi no se hablan entre sí y si lo hacen discuten a cada momento.
– Duración: años ( más de 2)
– Intensidad: muy alta
– Frecuencia: muy baja.

 Antes de clasificar los diferentes tipos de conflictos familiares, es importante tener en cuenta para conocer mejor el porqué tienen lugar estas situaciones de confrontación y, poder ayudar a solventarlas, tener noción del Ciclo Vital de las familias (Klein y White, 1996) y en qué fase de este proceso se encuentran, ya que no es extraño que muchos de los conflictos surjan en los momentos de tránsito de una etapa a otra:
a) constitución pareja
b) hijos en edad de crianza
c)  hijos en edad escolar
d) hijos en la adolescencia
e)  hijos jóvenes/adultos
f)  hijos de mediana edad (independencia/nido vació ó en la actualidad nido repleto)
g) familia anciana (retirados)

  •  Tipos de conflictos familiares según los integrantes:

 1.Protagonizados por la pareja: son los conflictos que aparecen en la convivencia cotidiana; infidelidades; indiferencia muta; falta o deficiente comunicación, entre otros.

2. Los de red familiar: hace referencia a conflictos surgidos por la adaptación de la familia al modelo predominante de la sociedad. Observamos dos aspectos con mayor riego: a) cuando los roles de cada miembro de la familia no están bien establecidos, delimitados y son ambiguos y, por tanto no se ejercen las funciones que se esperan de tal rol, p.ej: un padre que no ejerce en su rol y en lo que se espera de éste, como educar, cuidar a lxs hijxs, puede generar en ellos inseguridad y problemas en su desarrollo en general. b) el modelo social existe y el estrés impuesto, puede desembocar enfrentamiento entre los miembros de la familia, que dañen la convivencia y las relaciones, p.ej: tras una larga jornada laboral, llegas a las tantas a casa, lxs hijxs reclaman tu atención para hacer los deberes, pero estas tan casado y agobiado del trabajo que no tienes ánimo, tu pareja te recrimina que no ayudas a lxs niñxs y, se desencadena una discusión, donde lxs hijxs piensan que han sido el desencadenante.La tensión familiar afecta a todos, adultos y menores.

 hermanos3. Los del marco convivencial: los de los propios hijxs-hermanxs, forman como una minisociedad y están aprendiendo a convivir, cada uno con su personalidad, carácter y temperamento. Esto, puede provocar fácilmente la aparición de celos o envidias que dañen su relación, y que si no se superan, se enquisten y provoquen un empeoramiento. Por ello, es responsabilidad de los padres crear en el hogar un ambiente igualitario. Porque los celos son una manifestación de la insatisfacción personal y una rebeldía ante el beneficio que se observa en el otro o el perjuicio propio. Y la envidia, de larga duración, puede alojarse en la persona como un sentimiento permanente, traduciéndolo en rechazo del otro, deseo de anularlo…

padres-hijos4. Relaciones paterno-filiares: surgidos por choques intergeneracionales y/o patrones disfuncionales. Es normal y natural que los jóvenes discrepen de sus padres y que tengan visiones diferentes de ciertos temas y aspectos, cómo la ropa, los horarios, etc. Pero si  estos enfrentamientos o discusiones no se solventan a través del diálogo, la comprensión y el respeto, pueden dar lugar a problemas mayores.

Según Parra y Oliva (2002), los temas de mayor conflictividad entre padres e hijxs adolescentes con: tareas de casa, tiempo de estudios y notas, hora de regreso a casa, en qué gastan el dinero, forma de vestirse y arreglarse, empleo del tiempo libre, tabaco y alcohol, lugares de salida, amigxs, ligues, drogas, carrera o profesión, política o religión y conducta sexual.

 Fuentes:

– Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

– Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos. Guía: Cómo resolver los conflictos familiares. Madrid: Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.

http://www.psicoapoyoescolar.org

 

 

Obstáculos…¿están o los pones?

obstáculos principioOBSTÁCULOS

Voy andando por un sendero.
Dejo que mis pies me lleven.
Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras.
En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad.
Agudizo la mirada para distinguirla bien.
Siento que la ciudad me atrae.

ciudad

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad.
Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
Me imagino que todo eso está en esa ciudad.

Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar,
el sendero se hace cuesta arriba.
Me canso un poco, pero no me importa.
Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino.
Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso.
Temo… dudo. Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente.
De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto…
Consigo pasarla.
Me repongo y sigo caminando.
Unos metros más adelante, aparece otra zanja.
Vuelvo a tomar carrera y también la salto.
Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado.
Me sorprende un abismo que detiene mi camino.
Me detengo. Imposible saltarlo.

puente

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas.
Me doy cuenta de que está allí para construir un puente.
Nunca he sido hábil con mis manos…
Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo… y resisto.
Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses.
El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado… descubro el muro.
Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños…
Me siento abatido… Busco la manera de esquivarlo. No hay caso.
Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca… No dejaré que el muro impida mi paso.
Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire… De pronto veo, a
un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe
con complicidad.
Me recuerda a mí mismo… cuando era niño. Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?
El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?
Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras… Los obstáculos
los trajiste tú.obstáculos

Jorge Bucay

El amor romántico y sus mitos.

amor romantico 2

Ámense el uno al otro,
más no hagan del amor una atadura.
Estarán juntos, unidos para siempre,
cuando las alas de la muerte esparzan sus días.
Sí, estarán juntos aún en la memoria silenciosa de Dios.
Pero dejen que haya espacios en su cercanía.
Llénense mutuamente las copas
Pero no beban de una sola copa.
Compartan su pan pero
no coman del mismo trozo.
Canten, bailen y alégrense,
pero que cada uno sea independiente;
las cuerdas del laúd están solas
aunque vibren con la misma música.
Den su corazón, pero no en prenda
pues sólo la mano de la vida
puede contener los corazones.
Y permanezcan juntos,
pero no demasiado,
Porque los pilares del templo
están aparte y ni el roble
crece bajo la sombra del ciprés,
ni el ciprés bajo la del roble.
(Gibrán Jalil Gibrán, 1883-1931).

amor romantico 2Aprovechando que se acerca San Valentín, me parece muy oportuno escribir este post sobre el “Amor romántico y sus mitos”. Comenzamos… ¿Qué es el amor romántico?. Es un constructo social y cultural. Como comenté en un post anterior sobre corresponsabilidad familiar (ver significado de roles de género)…, los individuos estamos influidos por los agentes y procesos socializadores, y el amor romántico es un producto de ello. Por tanto, teniendo en cuenta lo anterior, este modelo de “amor romántico” que se nos ofrece, lleva implícito una renuncia personal, una entrega total y comportamientos de dependencia y sumisión hacia la pareja. Si analizamos, reflexionamos y hacemos crítica, podemos observar que esta creencia en el amor romántico y sus mitos, puede llevarnos a una situación altamente complicada y peligrosa, como es la violencia de género. Por ello, invito a la reflexión crítica, para detectar señales y prevenir futuros males, y para aprender a construir relaciones más saludables y satisfechas para todas las partes.
Ahora hablemos de algunos mitos:
1. El amor verdadero y único. Por ejemplo, encontrar a la media naranja, entendiendo que solo hay una, una única mitad que te complementa, que encaja contigo, y por tanto esta mitad al ser única y debe ser para siempre, para toda la vida, porque ese es el amor verdadero, la pareja ideal. Además no olvidemos la creencia de que está predestinada. Todo esto, nos puede llevar a un nivel de exigencia en la relación excesiva, conllevando a la decepción por no haber logrado el ideal imaginado o/y a una tolerancia igualmente excesiva, permitiendo a la pareja comportamientos no deseados o esforzarse por contentarle para que la relación funcione si o si. También nos encontramos que cuando se complementan las medias naranjas, se convierten en una sola, por tanto, se despersonalizan, con la consecuente pérdida de parcelas privadas e intimas de cada persona.
2. El amor es lo más importante y hay que entregarse totalmente. Aquí nos podemos encontrar con los siguientes mitos, como la “obligatoriedad de estar en pareja”, la sociedad en ciertas ocasiones nos empuja a estar en pareja, entendiendo esto como un objetivo de vida, si no estás emparejado, te falta algo, estas incompleto. Unido a ésta, la fidelidad, que de no ser respetada puede conllevar sanciones sociales. (tanto el emparejamiento, exclusividad y fidelidad fueron introducidos por el Cristianismo). Otra creencia, es que hay que sacrificar parte de ti, por tu pareja como prueba de amor. Es decir, si no le gusta que vayas con tal persona, tú dejas de ir con ella aunque no estés de acuerdo, porque es un sacrificio por la relación y, si así le/a haces feliz…, que te cuesta (pues, creo que tú felicidad, toma de decisión y autonomía).
3. El amor todo lo puede. Como la expresión “contigo pan y cebolla”, entendida como que la pareja se apoya tanto en las situaciones fáciles como difíciles, me parece bien. Pero cuando se utiliza de excusa para creer que solo con amor se puede vivir, independientemente del comportamiento, actitudes negativas de la pareja…, haría referencia a otro dicho “quién bien te quiere, te hará llorar”. Y lo dudo, realmente. La creencia errónea de que el amor verdadero lo perdona y aguanta todo, e incluso excusa los comportamientos violentos y agresivos, diciendo “está pasando por un mal momento, solo yo le/a entiendo”.
4. El amor es posesión y exclusividad. Los celos, creencia de que son un signo de amor, si no hay celos es que no se está enamorado/a; el problema viene, cuando se excusa en este mito, comportamientos que reprimen a la pareja, que son injustos, egoístas, e incluso violentos. Por otro lado, tenemos la exclusividad, no se puede estar enamorado de dos personas a la vez, tenemos una tradición monogámica, creando conflictos internos y externos en caso de no cumplirlo. También encontramos el mito del matrimonio, la creencia de que el amor romántico y pasional tiene la finalidad de unir para siempre a la pareja; ¿qué pasa en muchas ocasiones?, que la pasión y el enamoramiento tienen un periodo transitorio y, si se deja de sentir la pasión inicial, se considera que hay algún problema en la relación y entonces, no funciona, creándose una decepción por no haberse cumplido lo imaginado. El amor es un sentimiento, no es lo mismo que el enamoramiento, que es un estado emocional transitorio.

1

Lo expuesto es un breve resumen de una amplia información y documentación sobre el tema.  Si queréis más información consultar las fuentes.

Fuentes:

  •   Mª Carballal Sánchez, empoderarmujeres.blogpost.com
  •  Consideraciones psicosociales sobre el amor romántico, José Luís Sangrador.
  •  Coeducación y mitos del amor romántico. Fundación mujeres.
  • Amor romántico como utopía emocional de la posmodernidad. Coral Herrera Gómez.
  • Proyecto: profundizando en el análisis del mito del amor romántico y sus relaciones con la violencia contra las mujeres en la pareja: análisis cualitativo. Insitito de la Mujer.

Diversidad Familiar: conocerla y enseñarla.

Familias 1Una familia diferente. (Sergio Zeni Beni).

Aquella mañana había amanecido con otra luz. Después de varios días grises y lluviosos el sol invitaba a salir, a sentir el viento en la cara, a mirar el mundo con otros ojos.

Así que el pequeño Sebastián y su padre decidieron ir a dar un paseo fuera de la ciudad, buscar un lugar amplio y verde en el que jugar.

El papá, conduciendo, y Sebastián, con su balón sobre las rodillas, iban con la mirada atenta a la carretera.

De pronto, sin saber por qué, Sebastián recordó un comentario que había escuchado el día anterior y que no acababa de entender. Así que trató de aclarar aquello con su padre.

-Papá, ¿qué significa “una familia diferente”?

-¿Una “familia diferente”? Mm…pues, no sé, puede ser muchas cosas. Para nosotros, por ejemplo, una familia en la que el padre es chino, la madre africana y los hijos tienen rasgos del padre y otros de la madre.

-¿Y cómo es esa familia?

-Como cualquier otra. Digamos que es una buena familia. Se quieren mucho, a veces tienen sus problemas, pero siempre tratan de ayudarse…y pongamos que en esa familia a todos les encanta ir juntos al cine a ver películas de aventuras.

Sebastián se quedó un momento pensando, recordando el comentario de aquella persona mayor en el mercado, bastante cotilla, por cierto: “Ya ves, ésos son una familia diferente…”

Cuando el pequeño coche rojo en el que iban, acabó de adelantar a un camión, el pequeño insistió:

-¿Y cómo sería otra “familia diferente”?

-A ver, una en la que hay dos mamás con una hija. Son una buena familia, se quieren mucho, a veces pueden tener sus problemas pero siempre tratan de ayudarse…y a las tres les gusta mucho ir al campo y hacer caminatas con gente amiga hasta que ya casi se pone el sol.

diversidad familiar 2– ¿Y otra “familia diferente”?

-Veamos…Una con dos papás y tres hijos. Son una buena familia, se quieren mucho, a veces tienen sus problemas pero siempre tratan de ayudarse…y, por ejemplo, se lo pasan en grande cada vez que van a la playa, acasa de los abuelos.

-Otra- pidió Sebastián.

-Bueno, una en la que el padre y la madre creen en Dios, pero cada uno cree que ese dios es de una manera distinta.

-¿Y los hijos?

-Pues algo curioso…¡Los hijos ni siquiera están muy convencidos de que  exista ese dios todopoderoso!.Por supuesto, pese a esas diferencias, son una buena familia, se quieren mucho, a veces tienen sus problemas pero siempre tratan de ayudarse…y a todos les gusta ir cada fin de semana al parque del barrio donde coinciden con algunos vecinos.

-Otra, Papá-dijo Sebastián con una sonrisa-.Otra “familia diferente”.

-En ésta hay una mamá y una hija. Pero la mamá de pequeña habia sido un niño, ¿sabes?. Un niño que de mayor no quiso ser hombre, quiso ser mujer. Y después de convertirse en mujer, decidió ser mamá. Son una buena familia, ellas se quieren mucho, a veces tienen sus problemas pero siempre tratan de ayudarse…y a las dos les fascina ir a la heladeria a tomar unos helados de fresa y chocolate.

Y así siguieron durante el resto del camino, como si se tratase de un juego. Uno preguntando, el otro respondiendo, iban descubriendo que aquello podía no tener fin. Cada vez encontraban más y más “familias diferentes”.

De pronto, Sebastián se quedó callado durante unos  segundo. El coche, que ya era una manchita roja en medio de una gran pradera, subía por un viejo camino sin asfaltar. El niño miraba silencioso cómo los pájaros volaban de unas ramas a otras mientras sonaba de fondo el crushcrumcum de los neumáticos mordisqueando la tierra.

-Y dime, Papá,- soltó por fin- ¿nosotros también somos una “familia diferente”?

-Mm…claro, ¿por que no?. Me imagino que todas las familias tenemos algo que nos diferencia de las demás. Aunque creo que lo más importante es eso que nos hace ser familia, y no tanto aquello que nos hace ser diferentes, ¿no te parece?.

Unos instantes más tarde, el coche se detiene. El sitio se parece bastante a lo que habían estado buscando. Inmediatamente, Sebastían y su papá corren, gritan, se divierten juntos. El balón ya rueda feliz sobre la hierba húmeda.

No muy lejos de allí, otras familias diferentes encuentran la misma alegría. La misma risa bajo el mismo cielo.

 


Qué es la ira y cómo manejarla.

como-controlar-la-ira

La ira es una emoción que forma parte del ser humano, y que está relacionada con el enfado. En sí misma no es mala, ya que nos ayuda a detectar y resolver problemas. Por tanto, es una emoción natural que tod@s en algún momento de nuestra vida hemos sentido, en mayor o menor grado de intensidad. El problema viene cuando esa ira o enfado es excesivo y descontrolado, y en la forma en que la manifestamos a través de nuestras conductas, a veces de forma defensiva, agresiva, pasivo-agresiva, no exteriorizándola hasta llegar a los llamados “ataques de ira”…

Cuando hablamos de ira, normalmente las reacciones que se tienen suelen ser más intensas y agresivas, de lo que cabe esperar en esa situación. La ira mal controlada, se puede manifestar haciendo daño a los demás o a sí mismo, rompiendo, golpeando, dando patadas a objetos, gritando, insultando, haciendo gestos amenazantes o tratando de buscar verganza. Otra diferencia, es que no se pasa pronto, es decir, dependiendo de lo grave que percibamos el desecandenante, podemos estar enfadados el resto del día o siguientes.

Pasado el incidente, normalmente la persona es consciente de su comportamiento exagerado, y se puede sentir culpable o avergonzado, pero son incapaces de controlar esos estadillos de rabia y agresividad, cuando el nivel de ira es tan intenso.

Ahora bien, la ira no aparece de repente, somos nosotros los que trasformamos en ira sentimientos primarios de preocupación, culpa, decepción, rechazo, injusticia, conflicto, incertidumbre o confusión.

Entonces, ¿cuándo puede aparecer?:

  1. Después de sentir miedo o temor. (p.ej,: cuando casi un coche atropella a alguien querido en un paso de peatones).
  2. Cuando nos sentimos frustrados. (p.ej,: cuando estamos intentando terminar una tarea importante, pero los niños no paran de gritar y pelearse tras varias llamadas de atención al orden).
  3. Cuando nos sentimos amenazados. No hablamos de peligro físico. (p.ej,: un miembro de la pareja se siente celoso y reacciona ante su pareja con sarcasmo e ironía).
  4. Cuando nos sentimos muy cansados y estresados. (p.ej,: cuando llegamos a casa cansados y estresados del trabajo y hay que seguir haciendo las tareas domésticas porque los demás no se han responsabilizado de llevarlas a cabo, y así un día tras otro).
  5. Cuando nos sentimos humillados o hemos sufrido alguna injusticia. (p.ej,: algún desprecio por parte del compañero o cuando nos bajan el sueldo trabajando más horas…).
  6. Cuando tenemos conflcitos con personas cercanas como pareja, familia, compañeros de trabajo,etc.

i

Es importante conocer la causa o la emoción que precede a la ira, para poder manejarla. Si no somos conscientes de esto, generalmente nuestra forma de expresarla sería:

  • Expresándola abiertamente, sin filtros como hemos comentado al inicio. Lo que nos provoca un gran malestar emocional y físico.
  • Reprimiendo el enfado, es decir, contener la ira y dejar de pensar en ella, concentrándose en otra actividad o pensamiento más positivo, sin expresar su preocupación posteriormente. El problema, que al no expresarla ni manifestarla de ninguna forma, a la larga puede crear problemas en las relaciones, emocional y fisicamente, creando síntomas psicosomáticos. Y probablemente respondamos irónicamente, con frases de doble sentido, y tengamos un comportamiento hostil e incluso cínico.  La otra persona/s al no saber el motivo real, no tiene opción de mejorar lo que realmente provoca el enfado.

¿Cómo podemos manejarla?:

  1. Buscar la causa del enfado: hay que buscar la emoción y sentimiento de origen, tristeza, miedo, estrés, vergüeza, cansancio…
  2. Comprensión hacia los demás: muchas veces nos enfadamos porque malinterpretamos lo que dice o hace otra persona, intentar distanciarse y verlo objetivamente, nos ayudará a relativizar la importancia del enfado.
  3. Actuar con respeto y prudencia: hacía ti mismo y hacia los demás. Si hay algo que no te gusta y desagrada tienes todo el derecho a decirlo y buscar la forma de mejorar la situación o problema, hay que tranmitirlo de forma firme pero con respeto.
  4. Centrarse en el presente: cuando nos sentimos enfadados y más con una persona, recordamos hechos pasados parecidos que nos enfurecen más. Estamos en el aquí y ahora.
  5. La gota que colma el vaso: es lo que comentaba acerca de reprimir el enfado o disgusto, a la larga cualquier pequeño incidente, puede desencadenar la ira. Como hemos dicho anteriormente, tiene todo el derecho a decir no y a establecer sus límites, pero mediante el respeto y con comunicación asertiva (no atacando).
  6. Señales del cuerpo: nos enrojecemos, el pulso de acelera, nos cuesta respirar, nos duele la cabeza y el estomago, nuestros músculos se tensan. “Calmémonos”. Paremos, contemos hasta diez (si, es un tópico pero funciona), porque no estamos preparados para dialogar constructivamente, podemos perder los papeles y más si la otra personas se encuentra en la misma situación.
  7. Respirar profundamente: nos concentramos en la respiración y no en lo que nos enfada.
  8. Tiempo de ocio y expansión: hacer ejercico físico, andar, nadar, correr, bailar, escuchar música nos ayuda a desestresarnos.

¿Y en el momento en que aparece?:

Cómo hemos dicho, lo mejor es “parar” y “respirar”, y ¿cómo se hace?…

  • Pon un coletero en tu muñeca, en forma de pulsera, cuando sientas que la ira empieza a aparecer, dale un tironcillo, eso te servirá para desviar tu atención, y recordarte que te tomes tu tiempo para calmarte y contar hasta diez.
  • LLeva una nota y léela una y otra vez o repitela en tu mente, algo así como “soy yo quién manda en mi, no la ira. Yo decido no enfadarmen, yo soy quién decido sobre mí”.
  • Respirar hondo y concentrarse en la respiración, como si no hubiera nada más en ese momento. (son sólo unos segundos, se puede hacer).
  • Una vez que te hayas calmado, escribir el problema y/o situación (en ese momento o cuando llegues a casa), y pensar en el de una manera más objetiva y distante, pensando también en cómo reaccionar asertivamente si pasa en el futuro algo parecido.
  • Expresar el problema o situación que te molesta pero sin criticar ni culpar. P.ej,: “yo estoy molest@ porque no pusiste la lavadora como acordamos”, en lugar de “tú nunca cumples con lo que acordammos, tú nunca haces nada”.

Para finalizar, ser consciente que el manejo o control de la ira, cómo en todo cambio, requiere un trabajo y un esfuerzo por nuestra parte. Tenemos que cambiar un hábito por otro, y para crear uno nuevo, hay que prácticarlo y repetirlo muchas veces. No obstante, en algunos casos se recomienda la ayuda de un profesional que guie el entrenamiento y enseñe otra forma más adecuada de exprear el enfado excesivo.

IRA

Se cuenta que había una vez un niño que siempre estaba malhumorado y de mal genio.Cuando se enfadaba, se dejaba llevar por su ira y decía y hacía cosas que herían a los que tenía cerca. Un día su padre le dió una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que tuviera un ataque de ira clavase un clavo en la puerta de su habitación. El primer día clavó treinta y siete. En el transcurso de las semanas siguientes el número de clavos fue disminuyendo. Poco a poco, fue descubriendo que le era más fácil controlar su ira, que clavar clavos en la puerta de madera maciza. Finalmente, llego el día en que el niño no clavó ningún clavo. Se lo dijo a su padre y éste le sugirió que cada día que no se enojase desclavase uno de los clavos de la puerta.

Pasó el tiempo, y un día, le dijo al padre que ya había quitado todos los clavos. Entonoces, éste cogió la mano al hijo, lo llevo a la puerta de la habitación y le dijo:

– Hijo, lo has hecho muy bien. Pero mira los agujeros que han quedado en la puerta. Cuando una persona se deja llevar por la ira, las palabras dejan cicatrices como éstas. Una herida verbal puede ser tan dolorosa como una herida física. La ira deja señales. ¡No lo olvides nunca!.

Aplícate el Cuento. Escrito por Jaume Soler, M. Mercé Conangla.

Corresponsabilidad Familiar.

“Como hijo pobre: es absolutamente necesario que se comprenda el error de aquellos padres que se proponen darle al hijo felicidad, como quien da un regalito. Lo más que se puede hacer es encaminarlo hacia ella para que él la conquiste. Díficl, casi imposible será después. Cuanto menos trabajo se tomen los padres en los primeros años, más, muchisimo más, tendrán en lo futuro. Habitúalo, a poner cada cosa en su sitio y a realizar cada acción a tiempo. El orden es la primera ley del cielo. Que no esté ocioso; que lea, que dibuje, que te ayude en alguna tarea, que se acostumbre a ser atento y servicial. Deja algo en el suelo para que él lo recoja; incítale a limpiar, arreglar, cuidar o componer alguna cosa, que te alcance ciertos objetos que necesites; brindale, en fin, las oportunidades para que emplee sus energías, su actividad, su voluntad y lo hará con placer. Críalo como hijo pobre y lo enriquecerás; críalo como hijo rico y lo empobrecerás para toda su vida”.ROGER PATRÓN LUJÁN.

igualdad

En la actualidad uno de los problemas de pareja y familiar, que más se demanda en los servicios de  ayuda familiar (terapia, orientación, mediación, asesoramiento…), tiene que ver con la responsabilidad de las tareas domésticas y cuidados familiares (limpieza, compras, mantenimiento del hogar, educación de hij@s, cuidados personas dependientes, médicos, etc.), y con la dificultad que se encuentran a la hora de repartirlas junto con la jornada laboral fuera de casa, disfrute de ocio, tiempo libre, etc.  Lo que conocemos por Conciliación de la vida laboral, familiar y personal.

Aviso que no voy a adentrarme en las ayudas, políticas o servicios que ofrecen las administraciones públicas, etc., porque daría para otro artículo. Me voy a centrar en lo que podemos hacer a nivel personal-familiar. No obstante, para quien quiera profundizar en el tema, al final puede consultar las fuentes de información.

Siguiendo…,para contextualizar el tema de este post “Corresponsabilidad familiar”, antes tenemos que aclarar algunos conceptos:

  • Sexo: macho y hembra (se nace), alude a aspectos físicos, biológicos y anatómicos que los diferencian.
  • Géneros: masculino y femenino (se aprende), es una construcción social y cultural que crea características diferenciadoras en cuanto a aptitudes, modelos de comportamiento, a partir de las biológicas.
  • Roles de género: son los papeles, funciones, actividades y responsabilidades que se atribuyen socialmente a hombres y mujeres. Tipos de roles: reproductivos, productivos y comunitarios. Tradicionalmente el rol femenino está asociado a: crianza, cuidado, afectos; el rol masculino: productividad, sustento económico, espacio cultural, social, político…
  • Estereotipos: conjunto de creencias profundamente enraizadas en el subconsciente colectivo e individual a través de las cuales se emiten juicios y se manifiesta la visión de la realidad que se tiene. Se construyen sobre la base de factores ideológicos, históricos, religiosos, étnicos, económicos y culturales.

Los roles y los estereotipos son interiorizados a través de un proceso de aprendizaje llamado “socialización de género”, es decir, las personas se adaptan a las expectativas que sobre ellas tiene el resto de la sociedad en función de su sexo. Aquí intervienen los “agentes socializadores” que son:

  • Familia: en ella se adquiere la mayor parte de creencias, actitudes, valores, normas y prejuicios que configuran la personalidad de l@s niñ@s.
  • Escuela: es el complemento del proceso socializador de la familia.
  • Grupo de iguales: se aprende a comportarse como amig@, compañer@, etc.
  • Medios de comunicación: son instrumentos de información y también de formación con una incidencia muy fuerte en ideas, costumbres y comportamientos.

Junto con esto, debemos hablar de la diferentes áreas que componene nuestras vidas:

  • Personal: espacio y tiempo propio, privado, cuando te ocupas de ti mismo (ocio, formación, aficiones, amistades, autocuidado); no al espacio doméstico.
  • Familiar: trabajo doméstico, cuidado de la familia, educación, afectos, realizados en el espacio doméstico y es un trabajo no remunerado que tradicionamente han desarrollado las mujeres.
  • Laboral: actividad económica, política, social que percibe una prestación económica, es trabajo remunerado y se desarrolla en el espacio público y, tradicionalmente se ha llevado a cabo por hombres.

Volviendo al inicio, ¿qué pasa en la actualidad?. Que las mujeres se han incorporado en el espacio laboral, pero no por ello han dejado sus actividades en el espacio doméstico, por lo que se crea una sobrecarga de funciones (lo que se conoce como la “doble jornada”) y surge la necesidad de equilibrar las actividades entre la pareja-familia y repartir las responsabilidades de los diferentes espacios. Es decir, a la vez que las mujeres se incorporan al mundo laboral remunerado, los hombres se van incorporando al mundo doméstico no remunerado, con la expectativa de crear un equilibrio.

Bien, y ¿cómo se puede llevar a cabo este equilibrio?. Expondré algunas orientaciones generales pero cada pareja y familia son diferentes y sus necesidades también. Pero antes, expondré el significado de la siguiente terminología:

    • Conciliar: vida personal, familiar y laboral es encontrar la mejor manera para compaginar las diferentes áreas. P.ej: tu horario de trabajo con tu responsabilidad familiar o faceta personal.
    • Corresponsabilidad: necesidad de repartir las tareas domésticas y responsabilidades familiares entre los miembros del hogar: pareja, hij@s, u otras personas que convivan en el hogar.

Matizar que equilibrio no es ayudar, quiero decir con esto, que las responsabilidades domésticas y familiares deben ser repartidas en la práctica equitativamente (o al menos proporcionalmente), según las circunstancias, pero a menudo nos encontramos incoscientemente con frases como: “yo tengo mucha suerte porque mi marido me ayuda en casa, recoge su ropa después de ducharse, tira la basura, arregla el goteo del grifo…”, “mis hij@s me ayudan en casa, se hacen su cama antes de ir al colegio, recogen su plato después de comer…”. ¿Me ayudan (a mi parecer lleva implicito que es obligación de la mujer/esposa/madre) o que cada miembro se responsabiliza de sus tareas?. (Utilización del lenguaje).

Por todo lo expuesto, considero necesario hacer un alto en el camino y, reflexionar, recapacitar y meditar sobre la educación a través del ejemplo en el seno familiar para futuras generaciones…por esto, a continuación me centraré en:

A) Corresponsabilidad familiar centrada en el hombre:

El proyecto transnacional All Together (www.all-together.org) nos señala un decálogo donde podemos apreciar los beneficios de la corresponsabilidad:

      1. Más tiempo para compartir con tu pareja.
      2. Aumentará tu bienestar personal y social.
      3. Mejorará tu complicidad con tu pareja.
      4. Disfrutarás y conocerás mejor a tus hij@s: participar en la crianza de tus hij@s y verlos crecer.
      5. Aprender nuevas competencias y habilidades: todo cambio nos brinda una oportunidad de aprender cosas útiles y mejorar nuestras condiciones de vida.
      6. Comparte la carga de ser el sostenedor de la familia.
      7. Ser independiente conociendo por ti mismo cómo compaginar el cuidado de l@s hij@s y las tareas domésticas: tu autonomía no sólo ha de ser económica y profesional, sino además doméstica. Ten seguro de que estás viviendo con tu pareja por decisión propia y no sólo porque necesitas a alquien que te realice las tareas domésticas que tú deberias  hacer.
      8. Aprende cómo cuidarte mejor a ti mismo aprendiendo a cuidar a tu familia.
      9. Asume tus responsabilidades y se coherente con tus valores de igualdad: ¿crees en la libertad y justicia?, ponlos en práctica en casa.
      10. Conviértete en un buen ejemplo: pon tu grano de arena en la construcción de una sociedad más justa; conviértete en un modelo para tus hij@s, ayuda a que la siguiente generación se libere de estereotipos pasados de moda.

A continuación desarrollo algunas pautas generales de negociación:

a) Al repartir los trabajos hay que tener en cuenta: las actividades que nos gustan o motivan más, las habilidades para desarrollar una tarea y la posibilidad de alternarlas. P.ej: a mí me gusta y se me da bien planchar y a ti cocinar; o en caso de que a nadie le guste y se le de bien planchar, una semana cada uno.

b) Tener en cuenta las responsabilidades laborales de cada uno y que se colabore proporcionalmente al tiempo que se dispone. P.ej: no es lo mismo trabajar ocho horas en turno partido que seis horas seguidas.

c) Enseñas a la otra persona a hacer algo, evitando los estereotipo sexistas y valoramos las actividades que el otro realiza. P.ej: arreglar el goteo del grifo, limpiar el baño…

B) Corresponsabilidad familiar centrada en los hij@s:

  • Orientaciones generales: Razonar, negociar y motivar para que los hij@s colaboren.
  1. Fomentar desde la infancia: Responsabilidad, aumenta si tienen pequeñas tareas a su cargo; Independencia, no darles todo hecho; Autoestima, al ver que se confía en ellos para darle trabajos que ayudan al bienestar familiar, puede ser gratificante aunque suponga un esfuerzo; Adaptación social, el realizar trabajos del hogar desde pequeños, les ayudará en un futuro a trabajar tanto fuera como dentro de casa; Valoración del trabajo, al contribuir en el trabajo comprenden el esfuerzo y la importancia del trabajo de los demás; Cooperación, trabajando toda la familia como equipo, las cosas salen mejor y se termina antes, disponiendo de tiempo libre para disfrutar.
  2. Actitud de los padres: los padres tienen el deber de aprender a delegar responsabilidades y tareas a los hij@s para que aprendan y asuman sus responsabilidades dentro del hogar; Si está realizando alguna actividad espera que termine, verá que respetas sus intereses y no se rebelará contra tu petición; Valora sus intentos y su buena disposición más que los resultados, felicitale aunque no haya dejado la habitación como esperabas porque lo ha intentado; Deja que solucione las pequeñas dificultades que se le presentan. No lo hagas tú porque te salen mejor, porque no se esforzarán; En casa no hablar de las tareas domésticas como algo desagradable, las pueden interpretar como un castigo.
  • Reglas básicas:
    1. Que los padres estén decididos a implicarse y enseñarles activamente. Combinar apoyo y firmeza.
    2. Explicarles la importancia de que colaboren para el funcionamiento familiar. Enseñarles a ponerse en el lugar del otro y a respetar. (P.ej: respetar el trabajo del padre cuando plancha los pantalones para que los tenga listo cuando vaya al cole).
    3. Animarle a que pueden hacerlo por sí mismos, aumentaran la confianza en ellos mismos. Reconocerle su contribución, su esfuerzo y no tanto el resultado final.
    4. Que aprendan hacerlo, a través de modelos positivos, comunicación clara y positiva, explicarle qué, cuándo y cómo tiene que hacer.
    5. Tener paciencia, no se aprende en un día.
    6. Aprender a que asuman su responsabilidad.
    7. Ofrecerle alternativas para que practiquen la toma de decisiones. (P.ej: camisa azul o verde).
    8. Permitirle que decida en que tareas va a colaborar y que experimente las consecuencias de sus decisiones. (dejarles que se equivoquen).
    9. Que se responsabilicen de hacerlo lo mejor que puedan.
    10. Para valorar su trabajo, tener en cuenta la edad y sus habilidades.
    11. Exigirles en su justa medida.
    12. Reforzar su perseverancia y esfuerzo.
    13. Recordar la importancia para toda la familia que todos colaboren.
    14. Demorarle la gratificación o refuerzo. No darsela precipitadamente.

Fuentes:

La Igualdad un trabajo en equipo. Instituo Andaluz de la Mujer. Junta de Andalucía.

Ley 12/2007, de 26 de noviembre, de Promoción de la Igualdad de Género en Andalucía.

Guía sobre corresponsabilidad familiar para hombres, 2010. Consultoria de Género de la fundación EDE (Diputación Foral de Bizkaia).

Guía de corresponsabilidad. Educar compartiendo las tareas familiares. Autora: Isabel Bertan (co-autora del programa de corresponsabilidad familiar-COFAM). Universidad País Vasco-Euskadi.

 

   

LOS NIÑOS APRENDEN LO QUE VIVEN.

“Si un niño vive con tolerancia, aprenderá a ser paciente.

Si un niño vive con aliento, aprenderá a tener confianza.

Si un niño vive criticado, aprenderá a condenar.

Si un niño vive en un ambiente hóstil, aprenderá a pelear.

Si un niño vive ridiculizado, aprenderá a ser tímido.

Si un niño vive avergonzado, aprenderá a sentirse culpable.

Si un niño vive estimulado, aprenderá a apreciar.

Si un niño vive con honradez, aprenderá a ser justo.

Si un niño vive con seguridad, aprenderá a tener fe.

Si un niño vive con aprobación, aprenderá a valorarse.

Si un niño vive con cariño y amistad, aprenderá a encontrar el amor en el mundo.”

D. NOLTE.

A veces los adultos nos olvidamos que con nuestra conducta, comportamiento y actitud damos ejemplo e influimos en los más pequeños. Hay que ser conscientes y coherentes entre lo que hacemos y lo que decimos. (¡fácil eeeh!, :-)).

Os voy a contar una anecdota con mi sobrina de 5 años: Estando en mi casa, le regañaba por por poner los pies en la mesa. Otro día, en casa de la abuela, puse el pie en un banquete para atarme el zapato. Se puso en frente, me mira, mira al zapato, me  vuelve a mirar y me dice: ” ¡tata!, el pie no se pone ahí, se pone en el suelo, eso es para sentarse. ¡Eso me lo has dicho tu en tu casa!. La mire, quite el pie y le di la razón, me habia equivocado y le dí las gracias por recordarmelo.

¿Quién aprendio de quién?