Archivo de la categoría: Separación y divorcio

LOS MÁS Y LOS MENOS…CUANDO TE DIVORCIAS.

 

1096_divorcio

Cuando la pareja se encuentra en la tesitura de no saber si divorciarse o no, es comprensible que en el estado emocional que se encuentran, (independientemente, de si ambos o uno de ellos ha tomado la decisión de separarse o lo está pensando), haga más difícil  realizar una evaluación o valoración de los pros y contras, con los que se van a encontrar ante la nueva situación.

Para facilitar esta tarea, voy a exponer los más y los menos cuando te divorcias:

  • Lo positivo:
  1. Liberación: de una situación que es conflictiva y por tanto, os desgasta tanto emocional como físicamente.
  2. Evita los estresores a lxs hijxs: Irremediablemente lxs hijxs se ven influidos por una convivencia conflictiva, no necesariamente tienen que ser testigos de las discusiones, pero lxs niñxs son muy perceptivos e intuitivos, y saben que algo va mal en la relación de sus padres, porque no se comportan igual y, esto le genera angustia. Por tanto, evita la influencia de los estresores emocionales y físicos que dicha situación conlleva.
  3. Fomenta la autonomía: Es una oportunidad para aprender o reaprender y desarrollar habilidades, destrezas y capacidades que permiten adaptarse a la vida en solitario.
  4. Mayor autoestima: al desarrollar más capacidades y habilidades para el desarrollo de la vida diaria (p.ej: llevar la económica doméstica, llevar el coche al taller, cambiar una bombilla, planificar la compra de la semana, entre otros), favorece el aumento de la autoestima y enriquece la Identidad Personal. Un aspecto que se puede dar, cuando una pareja se divorcia, puede ser el menoscabo de la Identidad Personal. ¿Por qué?, porque el matrimonio para esa persona pudo haberse convertido en la mayor parcela de su vida, dejando relegada otras como el desarrollo profesional, personal, social. Al disiparse, se sienten perdidos, debido a no tener el rol que han desempeñado durante (posiblemente) muchos años.
  5. Tiempo libre: Se tiene tiempo libre para volver a realizar actividades que hacia años que querías hacer pero que no consideraban prioritarias, pero que pudieran ser necesarias para el bienestar. (P.ej: ir al gimnasio, yoga,  volver al mundo laboral, realizar un curso que siempre se había querido hacer, salir con los amigos…)
  6. Periodo de reflexión: Es un buen momento, para centrarse en uno y pensar qué es lo que quiere, cómo lo quiere y aprender de los fallos cometidos y, no repetirlos en una posible futura relación.
  7. Aprendizaje: Siempre estamos aprendiendo, pero en esta ocasión “debemos y tenemos” que aprender y llevar a la práctica, que aunque la relación de pareja se haya terminado, se continua manteniendo una relación parental con lxs hijxs. Es muy importante, porque se sigue siendo los padres de lxs hijxs y se debe llevar a cabo de una forma, al menos cordial.
  8. Amigxs: A veces, hay amistades que consciente o inconscientemente toman partido por una de las partes, o incluso que nosotros mismos nos sentimos incómodos compartiendo tiempo con ellos, porque están en pareja y nosotros no, o porque hacen preguntas que no queremos contestar. Bien, lxs amigxs  verdaderos, no te juzgarán, te darán tu tiempo y te escucharán. Es una ocasión para descubrir quién realmente son tus amigxs.
  9. Dar buen ejemplo: Se sabe que la mejor manera de enseñar, es dando ejemplo. Pues esta es una oportunidad para dar un buen ejemplo a lxs hijxs, sobre cómo adaptarse, superarse, reorganizarse ante esta situación de forma madura.

 

  • Lo menos positivo:
  1. Sube y baja de emociones: ante estas situaciones nos encontramos ante un cóctel de emociones, algunos mezcla de alegría-culpa, otros rabia-frustración, todos estrés, en algunos casos apatía.
  2. Conflictos: lo más probable es que tengan lugar situaciones conflictivas, por temas como quién convive con lxs hijxs, qué hacer los bienes, etc.
  3. Adaptación: lo comentamos en el apartado anterior. La identidad personal, ya no pertenecemos al mundo de los casados, ahora hay que adaptarse a un nuevo rol “los solteros”, y como toda adaptación se necesita de tiempo, esfuerzo y apoyo social. Y por supuesto, adaptación a la nueva estructura familiar y forma de vida, lo que puede conllevar sentimientos de miedo, angustia, ansiedad, estrés. Por eso, es importante no aislarse y pedir ayuda (transitoria) a familiares y amigos.
  4. Pérdida de amistades: señalado en el punto anterior.
  5. También tenemos que tener en cuenta, que algunos familiares y amigos, quieran dar y den, su opinión al respeto y que realicen sus juicios de valor.
  6. Todo lo anterior, puede conllevar a una bajada de autoestima, por el estrés, la presión, que hagan surgir pensamientos negativos como “no voy a ser capaz”, “no estoy preparadx para esta situación”, “me viene grande”…
  7. Sentimiento de culpa y/o fracaso por no mantener la familia unida.
  8. Las personas de más edad tienen más dificulta de adaptación.

Pues conocidos éstos…, la decisión es solo vuestra.

 divorcio 3

 

Anuncios