Archivo de la etiqueta: conflicto

GANAR-GANAR EN MEDIACIÓN

 

10-Ganar-Ganar-o-no-hay-trato-o-3-maneras-de-abandonar-una-relación-donde-pierdes2

Os dejo el enlace de mi nuevo post en ceciliapereda.wordpress (pincha para verlo)

Anuncios

Metáfora del Jardín. ¿Intentas erradicar o creas?.

 

jardin 2Un joven adquirió una pequeña parcela. En el centro construyó una casa cómoda y acogedora. Por los lados y detrás colocó losetas y piedra natural, dejando la parte delantera con la tierra fértil que tenía la parcela cuando la compró. 

Pronto comprobó que en esta zona de delante sólo crecían malas hierbas. El joven dedicaba todos los sábados, y algún día entre semana, a arrancar los matorrales y hierbajos, pero la lluvia y el sol eran malos aliados y por más que arrancara, las hierbas no dejaban de salir. Cansado de este trabajo tan estéril consultó con un agricultor.

El veterano agricultor miró sorprendido al joven y le recriminó: “¿Crees que sólo arrancando se combate el mal?. Planta aquello que te guste, que te embellezca el terreno, que sea incompatible con los matorrales y las malas hierbas. Trabaja igual todos los sábados, pero ahora abonando, podando, regando. Trabajarás, sí, pero te sentirás satisfecho viendo, tocando, oliendo aquello que te gusta”.

METÁFORA DEL JARDÍN.

Esta metáfora la podemos aplicar en diferentes contextos, ya sea cuando tenemos un problema, dificultad o conflicto con algún familiar, amigo, compañero e incluso con nosotros mismos.

Tenemos la tendencia cuando nos encontramos ante estas situaciones, a centrarnos en lo negativo, en lo que falla, en lo que va mal y todas nuestras energías se encaminan en intentar erradicar o eliminar ese mal. Cuando comprobamos que cómo lo estamos haciendo no funciona y no conseguimos el resultado esperado, nos frustramos. Entonces ¿qué podemos hacer?.

En lugar de resaltar lo negativo que hay en nuestra relación con la otra parte, en lugar de centrar únicamente nuestra atención y tiempo en ese aspecto negativo, ¡demosle la vuelta! y, centrémonos cómo queremos que sea nuestra relación, qué cosas podemos hacer para mejorarlas, que podemos añadir, que podemos crear. También es nuestra responsabilidad.

En toda relación hay cosas positivas y negativas. Si nos centramos en los aspectos negativos de nuestras relaciones, pronto nos olvidaremos de prestarle atención a los positivos y estará abocada al fracaso. Cuando algo nos molesta de otra persona, nos causa malestar o sufrimiento, tenemos todo el derecho a decirlo, a mejorar la situación, no podemos dejarlo pasar por alto si realmente nos afecta y es importante para nosotros. No obstante, en la mayoría de las ocasiones, recriminamos, echamos en cara, resaltamos con el “siempre”, “nunca”, “todo” y “nada” y se nos olvida decir, cómo queremos que mejore, cómo concretamente, qué alternativas hay para mejorar, qué opciones para elegir.

¿Qué otras interpretaciones haríais? Os invito a comentar. 😉

Por què la rana y la culebra nunca juegan juntas.

rana y culebra

 

El hijo de la rana brincaba en el bosque cuando vio algo nuevo en el camino.
Era una persona larga y esbelta, y su piel relucía con todos los colores del arco iris.
– Hola (dijo niño-rana). ¿Qué haces tirado en el sendero?.
– Calentándome al sol (respondió esa otra persona, retorciéndose y desenroscándose). Me llamo niño-culebra. ¿Y tú?.
– Soy niño-rana. ¿Quieres jugar conmigo?.
Así niño-rana y niño-culebra jugaron toda la mañana en el bosque.
– Mira lo que puedo hacer (dijo niño-rana, y dio un gran brinco en el aire). Si quieres te enseñaré.
Enseñó a niño-culebra a brincar, y juntos brincaron por el sendero.
– Ahora mira lo que puedo hacer (dijo niño-culebra, y se arrastró sobre el vientre hasta el tronco de un alto árbol). Si quieres te enseñaré.
Enseñó a niño-rana a deslizarse sobre el vientre y trepar a los árboles.
Al cabo del tiempo ambos tuvieron hambre y decidieron ir a casa a almorzar, pero se prometieron encontrarse al día siguiente.
– Gracias por enseñarme a brincar (dijo niño-culebra).
– Gracias por enseñarme a trepar a los árboles (dijo niño-rana).
Y cada cual se fue a su casa.
– ¡Mira lo que sé hacer, mamá! (exclamó el niño-rana, arrastrándose sobre el vientre)
rana– ¿Dónde aprendiste a hacer eso? (preguntó su madre).
– Me lo enseñó el niño-culebra. Jugamos en el bosque esta mañana. Es mi nuevo amigo.
– ¿No sabes que la familia Culebra es mala? (pregunto su madre). Tienen veneno en los dientes. Que no te sorprenda jugando con ellos. Y que no te vuelva a ver arrastrándote por el suelo. Eso no se hace.
Entretanto, el niño-culebra fue a casa y se puso a brincar delante de su madre.
culebra– ¿Quién te enseñó a hacer eso?.
– Niño-rana. Es mi nuevo amigo.
– Qué tontería. ¿No sabes que estamos enojados con la familia Rana desde hace muchísimo tiempo?. La próxima vez que juegues con niño-rana, cógelo y engúllelo. Y deja de brincar. No es nuestra costumbre.
A la mañana siguiente, cuando niño-rana se encontró con niño-culebra en el bosque, mantuvo su distancia.
– Me temo que hoy no podré ir a reptar contigo (le dijo, dando un par de saltos hacia atrás).
Niño-culebra lo miró en silencio, recordando lo que había dicho su madre: “si se acerca demasiado, saltaré sobre él y lo comeré”, pensó. Pero luego recordó cuánto se habían divertido juntos, y que niño-rana había sido muy amable al enseñarle a brincar. Así, que suspiró tristemente y se internó en la arboleda.
Y desde ese día, niño-rana y niño-culebra nunca volvieron a jugar juntos. Pero a menudo se sentaban a solas al sol, cada cual recordando ese único día de amistad.

Cuento tradicional africano.

Amistad, costumbres, tradiciones, límites, prejuicios, conflictos heredados, inocencia, evitar, prevenir…, os lo dejo a vuestra libre interpretación. 😉

 

LOS MÁS Y LOS MENOS…CUANDO TE DIVORCIAS.

 

1096_divorcio

Cuando la pareja se encuentra en la tesitura de no saber si divorciarse o no, es comprensible que en el estado emocional que se encuentran, (independientemente, de si ambos o uno de ellos ha tomado la decisión de separarse o lo está pensando), haga más difícil  realizar una evaluación o valoración de los pros y contras, con los que se van a encontrar ante la nueva situación.

Para facilitar esta tarea, voy a exponer los más y los menos cuando te divorcias:

  • Lo positivo:
  1. Liberación: de una situación que es conflictiva y por tanto, os desgasta tanto emocional como físicamente.
  2. Evita los estresores a lxs hijxs: Irremediablemente lxs hijxs se ven influidos por una convivencia conflictiva, no necesariamente tienen que ser testigos de las discusiones, pero lxs niñxs son muy perceptivos e intuitivos, y saben que algo va mal en la relación de sus padres, porque no se comportan igual y, esto le genera angustia. Por tanto, evita la influencia de los estresores emocionales y físicos que dicha situación conlleva.
  3. Fomenta la autonomía: Es una oportunidad para aprender o reaprender y desarrollar habilidades, destrezas y capacidades que permiten adaptarse a la vida en solitario.
  4. Mayor autoestima: al desarrollar más capacidades y habilidades para el desarrollo de la vida diaria (p.ej: llevar la económica doméstica, llevar el coche al taller, cambiar una bombilla, planificar la compra de la semana, entre otros), favorece el aumento de la autoestima y enriquece la Identidad Personal. Un aspecto que se puede dar, cuando una pareja se divorcia, puede ser el menoscabo de la Identidad Personal. ¿Por qué?, porque el matrimonio para esa persona pudo haberse convertido en la mayor parcela de su vida, dejando relegada otras como el desarrollo profesional, personal, social. Al disiparse, se sienten perdidos, debido a no tener el rol que han desempeñado durante (posiblemente) muchos años.
  5. Tiempo libre: Se tiene tiempo libre para volver a realizar actividades que hacia años que querías hacer pero que no consideraban prioritarias, pero que pudieran ser necesarias para el bienestar. (P.ej: ir al gimnasio, yoga,  volver al mundo laboral, realizar un curso que siempre se había querido hacer, salir con los amigos…)
  6. Periodo de reflexión: Es un buen momento, para centrarse en uno y pensar qué es lo que quiere, cómo lo quiere y aprender de los fallos cometidos y, no repetirlos en una posible futura relación.
  7. Aprendizaje: Siempre estamos aprendiendo, pero en esta ocasión “debemos y tenemos” que aprender y llevar a la práctica, que aunque la relación de pareja se haya terminado, se continua manteniendo una relación parental con lxs hijxs. Es muy importante, porque se sigue siendo los padres de lxs hijxs y se debe llevar a cabo de una forma, al menos cordial.
  8. Amigxs: A veces, hay amistades que consciente o inconscientemente toman partido por una de las partes, o incluso que nosotros mismos nos sentimos incómodos compartiendo tiempo con ellos, porque están en pareja y nosotros no, o porque hacen preguntas que no queremos contestar. Bien, lxs amigxs  verdaderos, no te juzgarán, te darán tu tiempo y te escucharán. Es una ocasión para descubrir quién realmente son tus amigxs.
  9. Dar buen ejemplo: Se sabe que la mejor manera de enseñar, es dando ejemplo. Pues esta es una oportunidad para dar un buen ejemplo a lxs hijxs, sobre cómo adaptarse, superarse, reorganizarse ante esta situación de forma madura.

 

  • Lo menos positivo:
  1. Sube y baja de emociones: ante estas situaciones nos encontramos ante un cóctel de emociones, algunos mezcla de alegría-culpa, otros rabia-frustración, todos estrés, en algunos casos apatía.
  2. Conflictos: lo más probable es que tengan lugar situaciones conflictivas, por temas como quién convive con lxs hijxs, qué hacer los bienes, etc.
  3. Adaptación: lo comentamos en el apartado anterior. La identidad personal, ya no pertenecemos al mundo de los casados, ahora hay que adaptarse a un nuevo rol “los solteros”, y como toda adaptación se necesita de tiempo, esfuerzo y apoyo social. Y por supuesto, adaptación a la nueva estructura familiar y forma de vida, lo que puede conllevar sentimientos de miedo, angustia, ansiedad, estrés. Por eso, es importante no aislarse y pedir ayuda (transitoria) a familiares y amigos.
  4. Pérdida de amistades: señalado en el punto anterior.
  5. También tenemos que tener en cuenta, que algunos familiares y amigos, quieran dar y den, su opinión al respeto y que realicen sus juicios de valor.
  6. Todo lo anterior, puede conllevar a una bajada de autoestima, por el estrés, la presión, que hagan surgir pensamientos negativos como “no voy a ser capaz”, “no estoy preparadx para esta situación”, “me viene grande”…
  7. Sentimiento de culpa y/o fracaso por no mantener la familia unida.
  8. Las personas de más edad tienen más dificulta de adaptación.

Pues conocidos éstos…, la decisión es solo vuestra.

 divorcio 3

 

Profundizando en el conflicto.

2

Hay varias definiciones sobre el concepto “conflicto”, sobre todo dependiendo de la disciplina u orientación elegida para tratar el tema. En este caso particular voy a utilizar disciplinas psicológicas, sociológicas y educativas, ya que considero que son más acordes a mi orientación y que se ajustan más a la temática que voy a desarrollar.

Así pues voy a emplear la definición de Tórrego, 2001, entendiendo por conflictos: “situaciones en las que dos o más personas entran en oposición o desacuerdo, porque sus posiciones, valores, intereses, aspiraciones, deseos o necesidades son incompatibles o, al menos, se perciben como tales”.

Por otro lado, me parece interesante explicar como se entiende el “conflicto” desde el contexto de la Mediación:

  • Proceso interaccional.
  • Se da entre dos o más partes.
  • Predominan las interacciones antagónicas.
  • Los participantes interactúan como seres totales, con toda su carga emocional, sentimental, de pensamiento, de conductas, ideas…
  • No necesariamente son procesos conflictivos o agresivos.
  • Proceso co-construido por las partes.
  • Proceso que puede ser conducido por los protagonistas o por un tercero.
  • Es un proceso complejo.

Igualmente y, muy brevemente una definición dentro del contexto de Análisis y Resolución de conflictos “divergencia percibida de intereses, o una creencia de que las aspiraciones actuales de las partes no pueden ser alcanzadas simultáneamente”“ (Rubin, Pruitt Y Hee Kim, 1994).

Tras la consulta de diferente documentación, se pude decir que, el conflicto es:

  1. Un hecho cotidiano al que todos nos enfrentamos en las diferentes facetas de nuestras vidas. Se origina en situaciones propias de la convivencia y de las relaciones humanas y por ello se puede afirmar que el conflicto es connatural de la vida misma.
  2. Cada una de las etapas evolutivas de las personas va acompañada de crisis y conflictos, los cuales facilitan y son necesarios para el desarrollo del proceso madurativo si se resuelven adecuadamente, pero por otro lado pueden interferirlo si no se resuelve o se resuelve deficitáriamente.
  3. Posee un aspecto negativo en cuanto que se identifica con dolor, ira, ataque, violencia; provoca malestar, enfrentamiento y lo entendemos como algo que debemos evitar o solucionar. Pero en su aspecto positivo lo podemos entender como necesario para nuestro desarrollo personal, o de grupo, enmarcándolo en la búsqueda de soluciones, alternativas, establecer mejores relaciones al llegar a acuerdos en común, etc.
  4. Un punto importante en el origen de los conflictos son la distinción entre los conflictos reales y objetivos y los falsos o irreales, entendiéndose estos últimos como los ocasionados por percepciones inadecuadas, información insuficiente o comunicación deficitaria.

4

  •  CLASIFICACIÓN DE CONFLICTOS:

Al igual que en la definición de conflicto, en la clasificación de este constructo nos encontramos con una gran variedad de clasificaciones, dependiendo del criterio que elijamos podemos encontrarnos diferentes autores y estudiosos de la materia con sus correspondientes categorizaciones.

Por tanto, siguiendo en la misma línea haré mención de algunos autores encuadrados en las ciencias sociales. Dentro de este marco, también se pueden observar diferencias según el criterio de clasificación elegido, así pues nos encontramos que algunos se basan en el tipo de decisiones tomadas, otros en las personas implicadas, en la etapa evolutiva en la que tiene lugar, etc.

Para este artículo he realizado la siguiente selección:

A) Marta Burguet, 1999: señala que los conflictos se pueden clasificar según los colectivos implicados. Los sociales pueden ser interpersonales, ecológicos o económicos; según el tipo de comportamientos de evitación, competitivo, colaborador, complaciente o transigente; según la temática de intereses, estructurales, de relación, de información y de valores; por último, según la percepción latente, real o pseudoconflicto.

B) K. Lewin: parte de la decisión que el individuo ha de adoptar:

  1.  Atracción-atracción = escoger entre dos o más objetos o acciones atractivas y deseadas, pero incompatibles. Genera indecisión y ansiedad hasta su resolución.
  2. Repulsión-repulsión, evitación-evitación, rechazo-rechazo = escoger entre dos o más objetos o acciones igualmente desagradables y no deseadas. Suele generar conductas de huida y escape.
  3. Acercamiento-repulsión, aproximación-evitación, atracción-rechazo = cuando un mismo objeto o acción es la vez deseado y rechazo.

C) Lewicki: toma como criterio el contexto personal o grupal:

  1. Intrapersonal = se origina en el sujeto como consecuencia de que sus propios pensamientos, creencias, emociones o sentimientos son opuestos, contradictorios o entran en colisión (son comunes en la fase evolutiva de la adolescencia).
  2. Interpersonal = se origina entre dos personas por múltiples causas, pero en todos existe divergencia de ideas, creencias, motivaciones, objetivos, etc. Este tipo de conflicto se da en el ámbito familiar entre otros y, la característica fundamental es la asimetría de poder (recordar que no es sinónimo de conflicto). Una de las técnicas utilizas para la solución de este tipo de conflictos es la Mediación entre otras.
  3. Intragrupal = se da en grupos pequeños como las familias. Las manifestaciones pueden ser oposición e indiscipllina, insultos y agresiones, rechazo, etc. El origen de las causas es múltiple, pero dentro del grupo familiar que es el que nos concierne, podemos decir que algunos son: excesiva competitividad, envidias, comportamientos agresivos, permisividad por la falta de límites; una fuente de conflicto en la adolescencia también se encuentra en la propia vida familiar, en la forma en que los padres valoran y juzgan la vida de sus hijos, cuando sus modelos se separan significativamente de los modelos que valoran sus amigos y el grupo con los que se relaciona. Igual que en los conflictos interpersonales, una de las técnicas más utilizadas en la Mediación.
  4. Intergrupal = se desarrolla entre grupos diferentes, por ejemplo entre grupos familiares distintos. Algunas de sus manifestaciones son la insatisfacción, humillación, agresión, violencia; pero la base es la lucha por el poder. Igualmente la técnica más recurrida es la Mediación.

3

Adicionalmente y a colación a dicha asimetría, se pueden dar diferentes tipos de relación y/o situación a la hora de enfrentarse al conflicto por parte de los participantes (influenciados también por otras variables como habilidades sociales, autoestima, etc ):

  • Gana-pierde. Ocurre cuando una de las partes evita el enfrentamiento de forma sistemática por pereza, desidia o miedo. El conflicto les genera angustia y la única salida que encuentran es la huida. Por otro lado, también nos encontramos los que quieren y pretenden vencer siempre, no escuchan a razones porque su punto de vista es absolutamente correcto. Consiguen imponer su opinión cuando el otro es débil, frágil o en algún modo dependiente e inferior.
  • Pierde-pierde. Estos son conflictos mal manejados y mal resueltos. Caracterizados por falta de escucha, el juzgar al otro de entrada, posturas extremas, lenguaje ofensivo que van distanciando a las personas y construyendo barreras. Otra forma es el chantaje emocional, tanto explícito como involuntario, introduciendo deficiencias en el desarrollo emocional, psicológico y humano.
  • Gana-gana. Es el conflicto positivo. Se gana a través de la comprensión del otro y la negociación de los valores en juego. Se negocian las condiciones, los tiempos, las formas, etc. Es el modo de trabajar en Mediación.

No olvidar hacer mención a Ruben (1994) con sus formas de enfrentar el conflicto, las expuestas a continuación están muy relacionadas con las anteriores:

  • Dominación: bastante habitual en las relaciones familiares, donde una de las partes se impone a la otra mediante abuso físico, violencia psicológica, o sembrando el sentimiento de culpabilidad.
  • Inactividad: una de las partes no enfrenta el conflicto, se queda inactiva pero sin abandonar. Es frecuente en niños tímidos y dependientes con padres muy exigentes y severos.
  • Negociación: la forma más positiva de solucionar conflictos y llegar a acuerdos, donde todos ceden algo en cualquier relación.

 D) Moore, 1994: se utiliza como marco referencial para la solución de conflictos familiares. Toma como base la causa provocadora.

  1. De relación = tiene su origen en causas emocionales negativas, percepciones erróneas, estereotipos, comunicación escasa o falsa, conductas negativas repetitivas. Los denomina conflictos irreales e innecesarios. (relacionados con conflictos interpersonales).
  2. De información = cuando las decisiones a tomar se fundamentan en informaciones deficitarias o deformadas. (relacionados con conflictos interpersonales, intergrupales e intragrupales).
  3. De intereses = originados por la necesidad de satisfacer intereses que o son incompatibles entre sí o son percibidos como tales. (relacionados con conflictos interpersonales, intergrupales e intragrupales).
  4. Estructurales = poseen su origen en estructuras opresivas en las relaciones humanas, es decir, relaciones asimétricas de poder, común en los grupos familiares (entre otros). La educación en valores en el camino más adecuado para solucionarlos.

Fuentes:

-Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

-Instituto Complutense de Mediación y Gestión de Conflictos. Guía: Cómo resolver los conflictos familiares. Madrid: Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.

-www2.gobiernodecanaria.org/educación.

– Martínez Gónzales, Mª de Codés., Quintal Díaz, José., Renieblas Alconchel, Ángeles., Riopérez Losada, Nuria. (2005). Aprendo a solucionar conflictos. Estrategias, técnicas y programas. Madrid: Sanz y Torres, S.L

– De Souza Parcelar, L. Articulo: Una mirada genérica de los conflictos, en contribución a las Ciencias Sociales, mayo 2009. www.eumed.net/rev/ccss/04/lsb.htm

– Brusa, Margherita y Concha Bonetk, Luna. Artículo: Resolución de conflictos, Escuela de Padres. Agosto 2004. Web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria- http://www.aepag.org