Archivo de la etiqueta: divorcio

LOS MÁS Y LOS MENOS…CUANDO TE DIVORCIAS.

 

1096_divorcio

Cuando la pareja se encuentra en la tesitura de no saber si divorciarse o no, es comprensible que en el estado emocional que se encuentran, (independientemente, de si ambos o uno de ellos ha tomado la decisión de separarse o lo está pensando), haga más difícil  realizar una evaluación o valoración de los pros y contras, con los que se van a encontrar ante la nueva situación.

Para facilitar esta tarea, voy a exponer los más y los menos cuando te divorcias:

  • Lo positivo:
  1. Liberación: de una situación que es conflictiva y por tanto, os desgasta tanto emocional como físicamente.
  2. Evita los estresores a lxs hijxs: Irremediablemente lxs hijxs se ven influidos por una convivencia conflictiva, no necesariamente tienen que ser testigos de las discusiones, pero lxs niñxs son muy perceptivos e intuitivos, y saben que algo va mal en la relación de sus padres, porque no se comportan igual y, esto le genera angustia. Por tanto, evita la influencia de los estresores emocionales y físicos que dicha situación conlleva.
  3. Fomenta la autonomía: Es una oportunidad para aprender o reaprender y desarrollar habilidades, destrezas y capacidades que permiten adaptarse a la vida en solitario.
  4. Mayor autoestima: al desarrollar más capacidades y habilidades para el desarrollo de la vida diaria (p.ej: llevar la económica doméstica, llevar el coche al taller, cambiar una bombilla, planificar la compra de la semana, entre otros), favorece el aumento de la autoestima y enriquece la Identidad Personal. Un aspecto que se puede dar, cuando una pareja se divorcia, puede ser el menoscabo de la Identidad Personal. ¿Por qué?, porque el matrimonio para esa persona pudo haberse convertido en la mayor parcela de su vida, dejando relegada otras como el desarrollo profesional, personal, social. Al disiparse, se sienten perdidos, debido a no tener el rol que han desempeñado durante (posiblemente) muchos años.
  5. Tiempo libre: Se tiene tiempo libre para volver a realizar actividades que hacia años que querías hacer pero que no consideraban prioritarias, pero que pudieran ser necesarias para el bienestar. (P.ej: ir al gimnasio, yoga,  volver al mundo laboral, realizar un curso que siempre se había querido hacer, salir con los amigos…)
  6. Periodo de reflexión: Es un buen momento, para centrarse en uno y pensar qué es lo que quiere, cómo lo quiere y aprender de los fallos cometidos y, no repetirlos en una posible futura relación.
  7. Aprendizaje: Siempre estamos aprendiendo, pero en esta ocasión “debemos y tenemos” que aprender y llevar a la práctica, que aunque la relación de pareja se haya terminado, se continua manteniendo una relación parental con lxs hijxs. Es muy importante, porque se sigue siendo los padres de lxs hijxs y se debe llevar a cabo de una forma, al menos cordial.
  8. Amigxs: A veces, hay amistades que consciente o inconscientemente toman partido por una de las partes, o incluso que nosotros mismos nos sentimos incómodos compartiendo tiempo con ellos, porque están en pareja y nosotros no, o porque hacen preguntas que no queremos contestar. Bien, lxs amigxs  verdaderos, no te juzgarán, te darán tu tiempo y te escucharán. Es una ocasión para descubrir quién realmente son tus amigxs.
  9. Dar buen ejemplo: Se sabe que la mejor manera de enseñar, es dando ejemplo. Pues esta es una oportunidad para dar un buen ejemplo a lxs hijxs, sobre cómo adaptarse, superarse, reorganizarse ante esta situación de forma madura.

 

  • Lo menos positivo:
  1. Sube y baja de emociones: ante estas situaciones nos encontramos ante un cóctel de emociones, algunos mezcla de alegría-culpa, otros rabia-frustración, todos estrés, en algunos casos apatía.
  2. Conflictos: lo más probable es que tengan lugar situaciones conflictivas, por temas como quién convive con lxs hijxs, qué hacer los bienes, etc.
  3. Adaptación: lo comentamos en el apartado anterior. La identidad personal, ya no pertenecemos al mundo de los casados, ahora hay que adaptarse a un nuevo rol “los solteros”, y como toda adaptación se necesita de tiempo, esfuerzo y apoyo social. Y por supuesto, adaptación a la nueva estructura familiar y forma de vida, lo que puede conllevar sentimientos de miedo, angustia, ansiedad, estrés. Por eso, es importante no aislarse y pedir ayuda (transitoria) a familiares y amigos.
  4. Pérdida de amistades: señalado en el punto anterior.
  5. También tenemos que tener en cuenta, que algunos familiares y amigos, quieran dar y den, su opinión al respeto y que realicen sus juicios de valor.
  6. Todo lo anterior, puede conllevar a una bajada de autoestima, por el estrés, la presión, que hagan surgir pensamientos negativos como “no voy a ser capaz”, “no estoy preparadx para esta situación”, “me viene grande”…
  7. Sentimiento de culpa y/o fracaso por no mantener la familia unida.
  8. Las personas de más edad tienen más dificulta de adaptación.

Pues conocidos éstos…, la decisión es solo vuestra.

 divorcio 3

 

Anuncios

Cómo adaptarse a la nueva situación…,Divorcio.

divorcio 2

Encontrarnos en esta situación no es fácil, independientemente si ha sido un divorcio de común acuerdo, si ha sido un miembro de la pareja quién ha tomado la decisión, si el otro miembro ha recibido la noticia sin esperarla….Cada uno necesita un periodo de aceptación, asimilación, reconocimiento y adaptación a la nueva forma de vida.

Debemos ser conscientes que en este periodo, vamos a experimentar diferentes emociones, sentimientos, y estados de ánimo a veces contradictorios, y que va a afectar a los diferentes niveles de nuestra vida: personal, emocional, parental (si hay hijxs), económico, familiar, social, laboral y a los aspectos cotidianos de la vida. Y no verlo como un fracaso o un error, si no como la mejor solución ante la situación que se está viviendo y para prevenir que no se complique más y genere mayor sufrimiento.

Cómo ante cualquier situación difícil y dolorosa, podemos enfrentarnos a ella con dos actitudes diferentes:

a) Actuando, moverte en la dirección de mejorar y resolver la situación, según tus “quiero” y “necesidades”.

b) Esperando, a que la tormenta pase…, viendo pasar el tiempo y esperando a que se acabe cuanto antes nuestro malestar.

Es cierto, que dependiendo de nuestro estado de ánimo nos apetezca más estar “quietos”, no tenemos más energía para luchar, pero debemos comprender que la lucha debe ir en una dirección más fructífera para nosotros. Debemos actuar y esforzarnos para tomar las riendas de nuestra vida, y nos dejarnos llevar por la corriente provocada por la tormenta.

Vale!, y ¿cómo lo hacemos?…

1. RECONOMIENTO. Reconocer que independiente de si ha sido tu decisión o no divorciarte, es una realidad, y se va a llevar a cabo. Es una etapa de tu vida, donde efectivamente va a ver cambios, pérdidas y ganancias. Y como hemos dicho al principio, tendrás un cóctel de emociones que afectarán a todos los niveles de tu vida.

2. INFORMACIÓN. Tener información da tranquilidad. Infórmate sobre lo que implica el divorcio, entender que es una etapa que tiene un principio y un fin. Y sobre todo, que el final no es la firma ante el juez o acuerdo, si no cuando te recuperes emocional y físicamente.

3. DARSE PERMISO. No reprimas tu emociones, y exprésalas adecuadamente. Ten en cuenta, el lugar, el momento, la forma…Gestiona tus emociones y no permitas que ellas te controlen y te guíen.

4. NO A LAS COMPARACIONES. No te compares ni a ti, ni a tu situación con la del vecino o conocidos. Cada persona es diferente, cada uno tiene sus propias circunstancias y aunque sean similares, no son iguales.

5. TIEMPO AL TIEMPO. Necesitas tiempo para recuperarte. Se dice que aproximadamente entre 18 meses y 3 o 4 años. Habrá momentos en los que avances y otros en los que te caigas, pero es algo normal, te vuelves a levantar y seguir adelante…, el proceso puede ser lento pero constante hacía adelante.

6. AGRADECIMIENTOS. Es importante antes de dormir, hacer mentalmente una lista de las cosas positivas que te han pasado en el día. No hace falta grandes hechos o acontecimientos, p.ej: has comido tu plato favorito, has tomado un café con una amiga que hace tiempo no veías, te ha tocado el reintegro del cupón, tu hijx te ha regalado un dibujo, te has tomado un baño de sales…En definitiva, ver las cosas positivas de la vida y esforzarte por verlas, poco a poco te será más fácil.

7. PENSAR EN POSITIVO. Sacar el lado positivo de la situación y si le sumas sentido del humor, mejor…P.ej: fin de semana de senderismo, o excursiones, apuntarse a alguna actividad que tenias ganas de hacer, tomarte ese baño de espuma, aprender cosas que no sabias hacer…

8. NUEVA ETAPA. Estas construyendo una nueva etapa de tú vida.

9. REALIZAR NUEVAS ACTIVIDADES. Y también nuevas relaciones. Quizá te duela estar con parejas amigas, que evoquen recuerdos dolorosos…, es tú decisión explicarles por lo que estas pasando y qué te provoca y que por un tiempo necesitas buscar nuevas situaciones y nuevas relaciones. Pero recuerda, que también se deben generar nuevas situaciones con tus amigos, para generar nuevos recuerdos. Cada uno tiene su ritmo.

10. LOS CAMBIOS, POCO A POCO. No es aconsejable en los primeros meses, tomar decisiones drásticas, hay que establecer prioridades.

11. FACILITATE LA VIDA. Hazte listas de las cosas que necesitas hacer, o cosas importantes como nº de cc, etc. Es normal que en estas situaciones de estrés, la memoria nos falle.

12. NO TE AÍSLES. Apóyate en tus amigos, en los que te escuchen sin juzgar. Si te invitan, ve. Si no te apetece hablar del tema, díselo con respeto y lo entenderán. Es normal que pregunten, y tú tienes el derecho de decidir si quieres o no hablar.

13. NO NECESITAS DEMOSTRAR NADA A NADIE. No tienes necesidad de demostrar que eres fuerte e independiente y que no te está afectando la situación. El divorcio no dice nada malo de ti. Como hemos dicho anteriormente, es la mejor decisión ante la situación dada.

14. CUÍDATE. Haz ejercicio, come bien, duerme y descansa lo mejor que puedas.

15. APRENDE A VIVIR SIN TU EXPAREJA. A medida que vayas haciendo cosas y te pongas en movimiento, ganaras en autoconfianza y te sentirás mejor y capaz.

16. NO TENGAS PRISA POR TENER UNA NUEVA RELACIÓN. Es conveniente que te recuperes, sanes tus heridas y que hayas trabajado el cúmulo de emociones. Es cierto, que empezar con una nueva pareja te pueda hacer sentir bien al principio, pero necesitas un periodo de evaluación, elaboración, trabajo, sobre los aspectos que han pasado en la relación pasada y aprender de ellos, para no volverlos a cometer nuevamente. P.ej: si os precipitasteis a la hora de ir a vivir juntos, no deberías volver a hacerlo.