Archivo de la etiqueta: mediación

GANAR-GANAR EN MEDIACIÓN

 

10-Ganar-Ganar-o-no-hay-trato-o-3-maneras-de-abandonar-una-relación-donde-pierdes2

Os dejo el enlace de mi nuevo post en ceciliapereda.wordpress (pincha para verlo)

Anuncios

FAMILIAS Y MEDIACIÓN.

images (2)

En situaciones conflictivas donde las partes contrapuestas son miembros de una misma familia no deberían existir ni vencedores ni vencidos. En dichas ocasiones es necesario demostrar a las familias que poseen alternativas para renovar o restablecer vínculos más sanos y constructivos.

images (3)

En nuestras familias a veces nos quejamos de que no hay tiempo o no encontramos el momento idóneo para sentarnos y dialogar, con calma, sobre los temas que interesan a todos. Para poder entablar un verdadero diálogo, hace falta abrir un buen espacio en el propio tiempo para, simplemente, ponerse en actitud de escucha.

Hay un gran número de problemas que tienen que afrontar las familias cotidianamente: desempleo, separaciones, problemas de comunicación con hij@s, problemas de comunicación con la pareja, etc. Son problemas comunes en la mayor parte de las mismas, aunque cada familia tiene su propio estilo de afrontamiento. En ocasiones, cuando estas emociones son muy intensas obstaculizan nuestra capacidad para poder emplear herramientas o estrategias de afrontamiento que, sabemos, nos conducirían a una gestión constructiva del problema. Y es entonces, cuando percibimos que la situación está “enquistada” y que no somos capaces de avanzar, cuando solemos recurrir o pedir auxilio a una tercera persona.

 Así, pues la Mediación parte de la premisa de que cada pareja, cada familia sabe por qué ha llegado a la situación de disputa en la que se encuentran y qué tiene que poner cada uno de su parte si quieren superar ese bache. Así, las negociaciones podrán tener lugar cuando las personas inmersas en una disputa han reconocido su existencia, han acordado la necesidad de resolverla, y se comprometen a buscar alternativas a través de sus recursos. Recursos que, probablemente, ahora están escondidos detrás de aquellas emociones de la que hablábamos anteriormente, pero que siguen estando dentro de cada uno. Entre esos recursos destacamos: la escucha activa ante lo que la otra persona tiene que contar; la comprensión de que la persona con quien tengo el conflicto es alguien diferente a mí, con sus propias necesidades, valores, sentimientos; la actitud de colaboración; la disponibilidad para entender que existen otros puntos de vista ante la situación que nos genera malestar, etc.

descarga (1)

 

El Servicio de Mediación Familiar, por tanto, está indicado para los casos en que los miembros de la familia, ya sea nuclear (madres, padres, hij@s, parejas) o extensa (abuel@s, ti@s, cuñad@s, nueras, yernos, suegr@s, etc), están en una situación que hace peligrar las buenas relaciones. Las personas mediadoras escucharán el problema, que cada vez es diferente y único, y ayudarán a la familia a abandonar el callejón sin salida en el que pueda sentirse inmersa. Nos sentimos mejor cuando podemos manifestar nuestros sentimientos, que en los conflictos familiares son muy intensos y para los cuales no hay espacio en otros escenarios.

Nuestra sociedad, que se dice tan avanzada y de alto grado de bien, busca cauces más maduros que los tradicionales para que se haga justicia. Esta no está solo en los tribunales y en los juzgados. Por ello, en muchos casos de conflicto no es necesario recurrir a éstos, sino que se pueden resolver a través del proceso de mediación.

Cultura de mediación.

23865017-la-mediacion-manejo-de-conflictosLa Mediación como procedimiento alternativo a la resolución de conflictos, está unida a la llamada “Cultura de paz”, al defender y proporcionar otra perspectiva y mentalidad a la hora de resolver conflictos y disputas, en contraposición con la cultura basada en el litigio, confrontación y lucha.

 

Por ello, me ha parecido interesante compartir un extracto del libro: Los diez principios de la mediación, de María Munné y Pilar Mac-Cragh, (Ed. Graó, Barcelona, 2006) donde dan forma según ellas entienden a “los diez principios de la cultura de la mediación”:

  1. La humildad de admitir que muchas veces se necesita ayuda externa para poder solucionar las propias dificultades.
  2. La responsabilidad de los propios actos y sus consecuencias.
  3. El respeto por uno mismo. La búsqueda de los propios deseos, necesidades y valores.
  4. El respeto por los demás. La comprensión de los deseos, necesidades y valores del otro.
  5. La necesidad de privacidad en los momentos difíciles.
  6. El reconocimiento de los momentos de crisis y de los conflictos como algo inherente a la persona.
  7. La comprensión del sufrimiento que producen los conflictos.
  8. La creencia en las propias posibilidades y en las del otro.
  9. La potenciación de la creatividad sobre una base de realidad.
  10. La capacidad para aprender de los momentos críticos. La apuesta por un avance que no siempre puede ser a través de un camino llano.

Reflexionemos por un momento en estos puntos…, y quizá sea una buena idea, tenerla en cuenta como alternativa cuando me encuentre en situaciones conflictivas y, sea consciente de que no quiero un desgaste económico, temporal y/o emocional.

 

 

Mediación Profesionalizada.

Me he encontrado en varias ocasiones, hablando con conocidos, amigos, familiares, profesionales de otros sectores, etc, que al decir, me dedico a Mediación Familiar, no tienen muy claro qué es exactamente. Obviamente, saben que es la mediación pero el concepto que tienen asimilado se aleja de la práctica profesional.

Por tanto, inspirándome en las palabras de Ana Martín Muñoz (Abogada y Mediadora de Conflictos; Vocal de la Junta Directiva del Grupo de Mediación del Iltre. Colegio de Abogados de Granada; perteneciente a AEAFA), y que tuve el placer de asistir a una charla que ofrecia en mi ciudad. Me he decidido a escribir este post.

Siguiendo con el primer párrafo, considero necesario cuando entablamos una conversación en la que utilizamos el término “Mediación”, aclarar el concepto dentro de nuestro discurso, ya que se puede estar hablando de mediaciones diferentes. ¿Quién no ha oído hablar de mediación?, raro es quién no tenga en su mente y verbalice en algún momento esta palabra…

Bien, según la RAE: 1. Acción y efecto de mediar; 2. Actividad desarrollada por una persona de confianza de quienes sostienen intereses contrapuestos, con el fin de evitar o finalizar un litigio. Podemos ver que, no hace referencia a un procedimiento profesionalizado alternativo de resolución de conflictos.

Tipos de mediación que podemos encontrar, al hablar de mediación:

  • Mediación Natural: entendida como cotidiana, por ejemplo: amigo conciliador que ayuda a poner paz entre otros dos amigos en conflicto, madre que media entre hermanos, profesor ante un conflicto entre sus alumnos, etc
  • Mediación Profesional o informal: profesionales que pueden utilizar en su labor profesional técnicas que se llevan a cabo en la mediación profesionalizada, pero de una manera no formal, por ejemplo: dentro del ejercicio profesional, abogados, psicólogos, trabajadores sociales, políticos, profesores, policías, pueden aplicar técnicas de mediación.
  • Otros campos no específicos: por ejemplo, mediador de seguros, financieros, inmobiliarios, etc.
  • Mediación Profesionalizada o formal: (concretamente Mediación Familiar), entendida como alternativa de resolución de conflictos familiares no violentos, que se diferencia de las anteriores en cuanto a que posee entre otras características: código deontológico, método propio (técnicas propias y compartidas de otras disciplinas), objetivos definidos y propios, formación profesional, definición del rol profesional, definición del rol de las partes intervinientes, definición de población objeto suceptible destinataria, atiende a problemas y/o necesidades de naturaleza diversas, de ahí la necesidad del factor interdisciplinar y multidisciplinar, etc.

Siguiendo…, esta Mediación Profesionalizada o formal, está dirigida a un usuario cuyo perfil, engloba algunas de las siguientes características:

  1. Están interesados en resolver el conflicto (pricipio de buena fe).
  2. Interesados en ser ellos mismos los que desarrollen la solución o acuerdo y no ser impuesta por un tercero (sujetos activos y responsables en el proceso con carácter personalisimo, no se aceptan representantes en su nombre).
  3. Interesados en recibir ayuda inter y multidisciplinar.
  4. Interesados en mantener confidencialidad.
  5. Interesados en resolver conflictos concretos y/o puntuales.
  6. Interesados en conservar en un futuro la relación de una manera cordial con la otra parte.

Para conocer más sobre Mediación Familiar os invito a leer la pestaña “Mediación Familiar” de mi blog http://www.mediafamilypsico.wordpress.com, donde desarrollo más extensamente la regulación en Andalucía.

Finalmente, debemos ser conscientes de la necesidad de divulgar información sobre Mediación, tanto a nivel de entes públicos competentes, como a nivel de profesionales particulares que nos dedicamos a esta labor. Por ello, en estas conversaciones formales o informales que nos puedan surgir, tenemos una oportunidad para dar a conococer esta actividad (granito a granito se puede hacer un montoncito :-)).